Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'indignados' comienzan a levantar acampadas con la vista puesta en el 19J

En la acampada de Barcelona, un grupo de irreductibles permanece todavía en la plaza de Catalunya

Mientras en Sol los indignados comienzan a recoger el campamento, en el resto de España algunas ciudades ya han desmantelado sus acampadas, mientras otras han decidido alargarlas. En la acampada de Barcelona, un grupo de irreductibles permanece todavía en la acampada de plaza Catalunya, informa Rebeca Carranco. El domingo pasado la asamblea ya decidió por mayoría desmantelar la acampada por la noche y mantener durante el día las actividades. Esa primera votación supuso una ruptura entre los partidarios de no dejar la plaza y los que consideran que el movimiento tiene que tomar forma en los barrios y en otro tipo de reivindicaciones, como el cordón humano frente al parlamento catalán previsto el miércoles.

El viernes, en otra asamblea más controvertida si cabe, se volvió a abordar el problema de cuándo y cómo marcharse. La votación refrendó lo ya decidido: desmontar las tiendas, no dormir en la zona y convertir la plaza en un ágora de debate durante el día. "Algunos ya hace días que no dormimos aquí", aseguró el viernes un miembro del movimiento. Pero no parece que todos vayan a acatar la decisión.

Un grupo de personas, que no llega al centenar, resiste noche a noche. Para ellos la toma de la plaza tiene que ser "indefinida". Así se dijo desde el principio, argumentan. Esta noche, de cumplirse lo que ellos mismos aprobaron, la plaza de Catalunya debería estar ya desocupada.

En Soria, medio centenar de indignados dejará despejada hoy la Plaza Mayor y enfocará sus esfuerzos en otras estrategias que le permitan difundir las razones de esta movilización. La decisión fue acordada por consenso unánime en la última asamblea general.

Los indignados de Tenerife, Santiago de Compostela, Valencia y Santander, entre otras ciudades, decidieron en asamblea permanecer acampados de forma indefinida, mientras que en otras de Andalucía, como Huelva y Granada, algunas de Asturias, como Mieres, Langreo, Avilés, Gijón u Oviedo, y otros lugares como Teruel, han levantado el campamento a lo largo de esta semana pasada. También en Pamplona, donde, igual que en otras ciudades españolas, se ha instalado un punto de información, en el que se comunicar las acciones concretas que lleve a cabo el movimiento. En Palma, los manifestantes decidieron reestructurar el campamento para dedicar más esfuerzos a extender el movimiento por barrios de Palma y pueblos de Mallorca.

Mientras tanto, otras ciudades como Sevilla, aún no han celebrado la asamblea que debe decidir el futuro de las acampadas.

El movimiento tiene ahora puestas sus miras en la próxima convocatoria de una gran marcha en todo el país que tendrá lugar el 19 de junio, para reclamar más democracia y mejoras en el sistema.