Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otras acampadas españolas deciden su futuro

Los indignados de Bilbao y Sevilla optan por mantener las protestas.- Valencia se plantea desmontar parte del campamento y trasladarse a los barrios

La acampada de la Puerta del Sol no es la única que este domingo ha estado decidiendo su futuro. Otras protestas del Movimiento 15-M en ciudades de España celebran asambleas para decidir la misma cuestión, si ahora que ha pasado una semana de las elecciones municipales y autonómicas mantienen los campamentos o los desmantelan.

En Barcelona, igual que en Madrid, los indignados han decidido quedarse. Pero en Barcelona sí han hablado de fechas, y por ahora se quedan hasta el martes. decididen este domingo si mantienen el campamento en la Plaza de Catalunya donde el cantautor Paco Ibáñez ha comenzado pasadas las nueve de la noche un concierto. Tras el recital, celebrarán una asamblea general para decidir si continúan con la acampada, y según algunos organizadores se espera que se apruebe proseguirla. Tras los disturbios en la plaza del centro de la ciudad del pasado viernes, cuando los Mossos d'Esquadra cargaron contra los indignados, estos no solo no se fueron sino que decidieron quedarse y reforzar su seguridad ante las celebraciones de los culés en la fuente de Canaletes tras el triunfo del Barcelona en la Champions.

El movimiento en Bilbao no ve la necesidad de levantar por ahora la acampada que mantiene en la plaza del Teatro Arriaga porque "todavía queda mucho trabajo por hacer", según uno de sus portavoces, que ha explicado que en la asamblea convocada para las ocho de la tarde se ha llevado a cabo un debate "organizativo" de cara a los próximos días. "No se ve -ha dicho- la necesidad de discutir si nos vamos o no". El portavoz ha informado de que alrededor de unas 300 personas han acudido a la asamblea de hoy y ha añadido que no se han fijado plazos para finalizar con la acampada.

Los indignados de Sevilla han optado también por permanecer acampados, en su caso al menos hasta el próximo sábado. Además, la capital andaluza ha celebrado este domingo la primera gran manifestación del Movimiento 15-M, que ha reunido a miles de personas por las calles de la ciudad, tras partir de la Plaza de España a las siete de la tarde y recorrer la Avenida del Cid, Calle San Fernando y Avenida de la Constitución, entre otras, con destino a la Plaza de la Encarnación. Los organizadores han cifrado en 10.000 los manifestantes; según la Policía Local habrían sido 3.000. Según los portavoces del movimiento, la asamblea realizada este sábado decidió seguir acampados "como mínimo" hasta el próximo sábado, día 4 de junio. Los indignados han comenzado esta semana pasada movilizaciones por los barrios y pueblos de la provincia de Sevilla con el objetivo de crear un movimiento asambleario autónomo.

Valencia sí podría optar por desmantelar, al menos en parte, el campamento que mantienen en la plaza del Ayuntamiento de la ciudad para seguir debatiendo en los barrios, de modo que esta plaza acoja asambleas una o dos veces por semana. Según dos de los portavoces, el permiso de acampada expira este domingo (no el de concentración, han indicado), por lo que la asamblea debía decidir si la movilización seguía adelante en los mismos términos o si, por el contrario, se modificaba y evolucionaba hacia otras formas de debate. Una de las propuestas consiste en disminuir la celebración de asambleas a una o dos por semana, desmontar gran parte del campamento y dejar únicamente "un símbolo o un punto de encuentro permanente". Su aceptación implicaría que los debates sobre temas más concretos se trasladarían a los barrios, de forma que una o dos veces se "acudiría" a la plaza para llevar las propuestas a las asambleas, en lugar de "vivir" en la plaza.

Los indignados de Logroño han acordado permanecer concentrados y acampados en la Plaza del Mercado de forma indefinida y realizar dos asambleas "generales" casa semana, según han informado a Efe miembros de su Comisión de Información.

En Santiago de Compostela la acampada seguirá indefinidamente, mientras en Toledo los indignados han decidido desmantelar el campamento de la plaza de Zocodover, aunque seguirán con el movimiento con las asambleas.