Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Las neveras de los parados están vacías"

El 15-M organiza en Sol su primera asamblea dedicada a desempleados y precarios

Entre los cinco millones de parados de España hay jóvenes, adultos, inmigrantes o discapacitados. Ayer en la Puerta del Sol pudieron verse caras que representaban a todos los colectivos.

Los jubilados se solidarizaron con los desempleados padres e hijos porque "el paro es un problema que afecta a toda la sociedad". "Precariza el trabajo y vuelve dóciles a los trabajadores que tienen miedo a perder su empleo", declaraba uno de los organizadores y sin empleo desde hace dos años, Alberto Rosón. Tiene 57 años y llega acompañado de su mujer. "Éramos una familia normal", cuenta ella, también en paro y sin prestación: "Ahora la nevera está vacía. Las neveras de los parados están vacías".

El micrófono del 15-M se convirtió en la primera asamblea de parados en Sol para una mayoría de arrugas y canas. Empezaron siendo apenas unas decenas de asistentes y terminaron siendo más de 400. Todos aplaudiendo lemas como "juntos contra el paro" y "no al pensionazo".

Uno de los jubilados criticó el papel de los sindicatos "que se hacen llamar obreros" y están "permitiendo que se esclavice a los griegos". Los indignados parados propusieron acciones de todo tipo: desde la clásica huelga general a la de consumo durante una semana en la que nadie compre nada. Un hombre con muletas, de nombre Luis, ofreció unos terrenos que tiene en propiedad para formar una comuna y trabajar en cooperativa. Maxi, procedente de un pueblo de la sierra de Madrid, pidió que le dejasen de llamar parado porque no está "parado", sino "desempleado", y tiene "ganas y herramientas para trabajar".

Los becarios que cobran 300 euros y los discapacitados que tienen más dificultades para encontrar empleo también tuvieron su hueco. Precisamente el aplauso más sonoro, de apoyo y solidaridad, se lo llevó un joven invidente que denunciaba la falta de cumplimiento de las cuotas de discapacitados en las empresas. Pidió "una oportunidad" para trabajar y recordó que tanto él, como otros discapacitados, están cada vez más "preparados".

El objetivo de la primera asamblea de parados organizada por la Comisión de Economía (subgrupo de Empleo) del 15-M era proporcionar más visibilidad a los cinco millones de parados y sus familias y "darles un empujoncito" para que se autoorganicen, según Rosón. El desempleo "margina, aisla y desinforma", criticaba, porque "los amigos te invitan una vez o dos pero no siempre y dejan de llamar". Por eso su esposa, Eugenia Pérez, también en paro, pedía más solidaridad a la sociedad como "antiguamente". Otro de los participantes propuso casi al final que todos colaboren en el metro y los autobuses porque el transporte debería ser "público y gratuito" para que los trabajadores puedan ir a buscar empleo sin que les cueste dinero.

Tras dos horas de propuestas, opiniones y desahogos, la asamblea de parados acordó crear varias subcomisiones para organizarse y reunirse el próximo 29 de julio, a la misma hora (ocho de la tarde) y en el mismo sitio (Puerta del Sol).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2011