Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de 6.500 euros al obispo negacionista

Merkel pidió al Papa castigo por las opiniones de Williamson

El obispo Richard Williamson tendrá que pagar 6.500 euros por haber negado públicamente el Holocausto, según sentenció ayer en segunda instancia un tribunal de Ratisbona. El prelado católico de la Hermandad de San Pío X dijo en 2008 que "las evidencias históricas contradicen masivamente la tesis de que seis millones de judíos murieron" a manos del régimen nazi. El británico Williamson negó la misma existencia de las cámaras de gas en los campos de exterminio. La entrevista con la televisión sueca se llevó a cabo en una localidad cercana a Ratisbona, en Baviera. Tras una primera condena de 10.000 euros en 2010, el tribunal confirmó ayer la sentencia pero rebajó la multa. Alemania castiga con hasta cinco años de cárcel "la negación o banalización" pública del genocidio nazi.

La emisión de la entrevista en enero de 2009 provocó un escándalo al coincidir con el levantamiento de la excomunión papal que pesaba sobre Williamson y otros tres obispos lefebvrianos. La entrevista se difundió a través de Internet y generó revuelo internacional. Al principio, la Iglesia católica habló de "campaña de desprestigio" contra el Vaticano. Pero la controversia por la readmisión del negacionista confeso en la Iglesia siguió creciendo. La canciller Angela Merkel pidió públicamente al Papa Benedicto XVI que las declaraciones de Williamson "no se dejen pasar sin consecuencias".

El obispo, de 71 años, sabía que sus declaraciones eran explosivas. Así, pidió a los periodistas suecos que fueran "cuidadosos", ufanándose de que "decir esto es ilegal en Alemania". Williamson cifró en "unas 200.000 o 300.000" el número de víctimas judías de la política racista de Adolf Hitler hasta 1945. Cifra irrisoria, puesto que que los nazis asesinaron entre 1933 y 1945 a unos seis millones de judíos.

En una conversación telefónica con este periódico, el reportero sueco Ali Fegan explicó en 2009 que "no esperaba" entrevistar a Williamson, cuyas tesis negacionistas ya eran conocidas por entonces. Su equipo estaba en Alemania investigando para un reportaje relacionado. Asegura que "no conocía" las intenciones de Benedicto XVI de rehabilitar a Williamson. En marzo de 2009, el papa Benedicto XVI envió una carta a los obispos católicos en la que lamentaba "la turbación de la paz entre católicos y judíos" que provocó el levantamiento de la excomunión de Williamson.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de julio de 2011