Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hermano mayor y mentor del mandatario gana más protagonismo con la crisis

Adán, el mayor de los cinco hermanos del presidente Hugo Chávez, no habla casi nunca. Pero cuando lo hace, dice cosas como esta: "Sería imperdonable limitarse tan solo a lo electoral y no ver los otros métodos de lucha, incluso la lucha armada, para obtener el poder; que es el instrumento indispensable para aplicar y desarrollar el programa revolucionario". Con estas palabras, el sábado pasado, Adán Chávez convirtió en noticia nacional un simple encuentro provincial con militantes del partido de Gobierno. A partir de ese discurso, también comenzó a ser considerado como el eventual sucesor de Hugo Chávez, en caso de que el comandante-presidente no se recupere de la enfermedad que lo mantiene hospitalizado desde hace 22 días en La Habana y alejado del poder.

Adán Chávez Frías tiene 58 años, un año y tres meses más que el presidente venezolano, y es el gobernador del terruño familiar: el Estado llanero de Barinas. Es ingeniero de profesión y fue el único de los hermanos Chávez que de joven se interesó en la política. Mientras Hugo soñaba con convertirse en beisbolista, Adán militaba en el Partido de la Revolución Venezolana durante las décadas de 1970 y 1980. En esa época, Adán le enseñó a Hugo el lenguaje de la izquierda, con la idea de que el joven cadete que ya era su hermano se convirtiera en un infiltrado en las Fuerzas Armadas de Venezuela. "Adán tiene una gran responsabilidad en mi formación", ha dicho en varias oportunidades Chávez, ya transformado en "comandante" de la revolución venezolana.

De momento, la única vía constitucional que tiene Adán Chávez para convertirse en el sucesor de Hugo Chávez es que su hermano delegue en él la vicepresidencia de la República, que en actualidad ocupa Elías Jaua, para así encargarse temporalmente del poder. Y esta posibilidad aún no ha sido ventilada públicamente. Si bien Adán Chávez ha ocupado un par de cargos dentro del Gobierno -embajador en Cuba, secretario de la Presidencia, ministro de Educación-, su papel ha sido siempre el de consejero detrás del trono. Cuando el discurso de Hugo Chávez se ha tornado más radical, dicen los biógrafos de la familia, es Adán el que habla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de junio de 2011