Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda de las comunidades marca un récord tras llegar al 11,4% del PIB

El endeudamiento del Estado alcanza el 63,6% al cierre del primer trimestre

La deuda de las comunidades alcanzó durante el primer trimestre de 2011 un máximo histórico al llegar al 11,4% del Producto Interior Bruto (PIB) y superar los 121.400 millones de euros, una cifra desconocida desde que se realiza esta estadística. Según los datos publicados ayer por el Banco de España, el endeudamiento autonómico, que a cierre de 2010 se situaba en el 10,9% del PIB, aumentó en más de un 26,4% entre enero y marzo en tasa interanual por la necesidad de enjugar el recorte de ingresos provocado por la debilidad económica.

Las cuentas de las comunidades, que son las responsables de sufragar los servicios públicos esenciales como la sanidad o la educación, se han convertido tras la victoria del PP en las elecciones regionales en uno de los focos de atención de los inversores extranjeros para evaluar la capacidad de España de superar la crisis de los periféricos del euro. La decisión del presidente del PP de encargar auditorías en donde hubo cambio de Gobierno para aclarar si había déficit oculto levantó algunas dudas en los mercados. Además, las sospechas alcanzaron su punto máximo con la denuncia de que en Castilla-La Mancha se había escondido un desfase presupuestario de 7.000 millones. No obstante, los datos del organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez dejan en evidencia que la deuda de las autonomías no entiende de color político.

El Gobierno afirma que le preocupa más la suma de la deuda pública y privada

El endeudamiento del Ayuntamiento de Madrid pasa otra vez de 7.000 millones

Por nombres propios, Cataluña era la autonomía más endeudada en términos absolutos a finales de marzo con 34.323 millones de euros. Sin embargo, en relación con el tamaño de su economía, esta autonomía pasa a ser la segunda y es la Comunidad Valenciana quien ocupa el primer puesto de la clasificación con el equivalente al 17,4% de su PIB pendiente de devolver.

En cuanto a la evolución de la deuda en estos tres meses, solo dos regiones lograron contener su pasivo: Canarias, gobernada por Coalición Canaria; y Galicia, dirigida por el PP. Las socialistas Asturias, que es la región con las cuentas más saneadas, y País Vasco, la segunda con menor pasivo, mantuvieron su endeudamiento sin cambios.

Por el contrario, hubo cuatro comunidades que elevaron su endeudamiento por encima del punto porcentual a lo largo de este periodo. El caso más destacado fue el de La Rioja, que pasó de una deuda del 9,2% al 11% del PIB. Este aumento de 1,8 puntos porcentuales fue el mayor de toda España. Junto a la región presidida por el popular Pedro Sanz, otras tres autonomías elevaron su deuda de forma más acusada que el resto: Aragón, Cantabria y Cataluña. De las tres, las dos primeras con Gobierno socialista hasta el pasado mayo y la otra dirigida por los nacionalistas de CiU, el caso más preocupante es este último, dado su peso en el conjunto de la economía española y dado que ya es una de las comunidades más endeudadas.

Abriendo el foco, la deuda del conjunto de las Administraciones Públicas creció en menor medida que la de las comunidades con un avance del 17,5% frente a marzo de 2010. Sin embargo, el repunte fue suficiente para que el pasivo del Estado aumentase hasta marcar un nuevo récord en 679.779 millones.

Este nivel de deuda equivale al 63,6% del PIB, 3,5 puntos porcentuales más que a finales del pasado ejercicio y su nivel más alto desde marzo de 1999. Hace un año, el endeudamiento público, que en su mayoría es responsabilidad de la Administración Central, estaba en el 55% y antes de que empezase la crisis, a cierre de 2007, se situaba tan solo en el 36,1% del PIB.

El Banco de España también ofreció el balance de los Ayuntamientos. En este ámbito de la administración, el consistorio de Madrid fue el principal responsable del aumento de la deuda pública municipal entre enero y marzo. El Ayuntamiento dirigido por Ruiz-Gallardón incrementó su pasivo en 555 millones de euros en solo tres meses, con lo que vuelve a superar el listón de los 7.000 millones que dejó atrás en el último trimestre de 2010. Esta cifra es casi tan abultada como la del resto de capitales de provincia juntas, que tenían una deuda agregada de 8.330 millones en marzo.

Pese al incremento de la deuda pública, que Bruselas limita al 60% del PIB dentro del Pacto de Estabilidad, el Gobierno quitó hierro al dato. Según explicó el vicepresidente primero, Alberto Pérez-Rubalcaba, el nivel actual es "soportable" y se mantiene en niveles moderados frente a la media del resto de socios del euro. Además, tras admitir que el repunte "no puede sorprender a nadie" por la evolución que está siguiendo la crisis, Rubalcaba matizó que lo que realmente preocupa al Ejecutivo es el conjunto de la deuda. Esto es, contando también con la de las empresas y las familias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011