Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La muerte de Bin Laden

Pakistán amenaza con revisar la cooperación militar con Washington

La operación de EE UU siembra dudas sobre la capacidad del Ejército paquistaní

Pakistán criticó ayer a Estados Unidos por matar a Osama bin Laden en su territorio y su Ejército amenazó con revisar su cooperación con ese aliado si vuelve a repetir una acción similar. Es la primera reacción pública tanto del Gobierno como de los militares a la espectacular operación de comandos del lunes. La impunidad con que los helicópteros estadounidenses entraron y salieron del país ha sorprendido a los paquistaníes y despertado dudas sobre la capacidad de su Ejército, una de las escasas instituciones generalmente respetadas.

"El jefe del Estado Mayor [el general Ashfak Kayani] dejó claro que cualquier acción similar que viole la soberanía de Pakistán exigirá una revisión del nivel de cooperación militar y / o de inteligencia con Estados Unidos", asegura el comunicado difundido tras una reunión de jefes militares en Rawalpindi. De momento, señala que los participantes "fueron informados sobre la decisión de reducir el personal militar de EE UU en Pakistán al mínimo esencial".

Aunque el texto no da más detalles, la medida parece la respuesta a la humillación que para los militares paquistaníes ha supuesto la forma de actuar de sus colegas estadounidenses. No dice quién ha tomado la decisión, ni si ya se ha informado de ella a Washington. Ante la solicitud de una aclaración por este diario, el coronel Attique ur Rehman se limitó a responder: "Lea el comunicado. Ahí se explica todo".

Fuentes diplomáticas occidentales precisan que no hay militares estadounidenses desplegados en Pakistán. "Solo hay consejeros que de vez en cuando se empotran en unidades paquistaníes, pero cuyo número desconocemos", señala un interlocutor, para quien solo el general Kayani puede haber tomado esa responsabilidad.

El malestar de los uniformados paquistaníes queda claro cuando, tras reconocer fallos en la recogida de información sobre la presencia de Osama bin Laden en su país, proceden a subrayar los logros previos.

"El ISI ha matado o detenido a alrededor de 100 altos dirigentes u operativos de Al Qaeda, con o sin apoyo de la CIA", destaca el texto en referencia al Inter Services Intelligence, la poderosa agencia de espionaje paquistaní. "Sin embargo, en el caso de Bin Laden, aunque la CIA desarrolló inteligencia a partir de información inicial facilitada por el ISI, no compartió los resultados con el ISI en contra de la práctica existente entre ambos servicios", constata antes de anunciar que se ha encargado una investigación sobre lo ocurrido. Poco antes, el secretario de Exteriores, Salman Bashir, había rechazado las sospechas de que el Ejército o los servicios secretos estuvieran al tanto de la presencia de Bin Laden en Abbottabad y acusado a EE UU de haber violado la soberanía de Pakistán. El diplomático trataba de responder tanto a la preocupación que el suceso ha causado en el país, como a las críticas internacionales por la ambigüedad de su actitud frente al terrorismo.

"Decir que el ISI o algunos elementos del Gobierno están compinchados con Al Qaeda es una falsedad que no se sostiene y que supone una bofetada a los paquistaníes, y en particular al ISI, después de lo que ha logrado" en la lucha contra el terrorismo, defendió Bashir.

No es una acusación nueva, pero el descubrimiento de que el hombre más buscado del mundo vivía en una ciudad que aloja un importante acuartelamiento y a un kilómetro escaso de la principal Academia Militar del país ha puesto en entredicho a los uniformados. Tanto ciudadanos de a pie como comentaristas han empezado a plantearse la seguridad del arsenal militar y su vulnerabilidad frente a India, el enemigo histórico.

"A diferencia de un recinto civil sin protección, nuestros activos estratégicos [armas nu-cleares] están bien protegidos y cuentan con un elaborado mecanismo defensivo", intenta tranquilizar el comunicado del Ejército haciéndose eco de esa inquietud. Hace tiempo que Estados Unidos ha ofrecido a Pakistán asistencia para salvaguardar sus instalaciones nucleares de los extremistas.

En relación al vecino del sureste, el comunicado asegura que los responsables "toman en serio las afirmaciones de la cúpula militar india respecto a llevar a cabo operaciones similares y advierten de que cualquier malandanza de este tipo será respondida con contundencia". "Que no quede duda al respecto", subraya el texto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 2011