Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid no consigue reducir la contaminación

Los índices de dióxido de nitrógeno, aquellos en los que la capital incumple la ley europea, se estancaron en 2010

Evolución diario del N02, valores medios anuales, reparto en 24 horas...
Evolución diario del N02, valores medios anuales, reparto en 24 horas... EL PAÍS

"¿Quiere otra vez que le vuelva a decir todo lo que hemos mejorado solamente desde que Alberto Ruiz-Gallardón es alcalde?", preguntó retóricamente la concejal de Medio Ambiente, Ana Botella, al edil socialista Pedro Santín en la comisión de febrero pasado. Y, efectivamente, se lo contó: la concentración media de partículas PM10 se ha reducido un 15%, la del dióxido de nitrógeno, un 11%... Tanto el alcalde como Ana Botella suelen afirmar en sus comparecencias públicas que el aire de Madrid no ha dejado de mejorar en los últimos ocho años. Que está, de hecho, mejor que nunca.

Es cierto que los niveles de dióxido de nitrógeno (el único contaminante con el que Madrid incumple la legislación) llevan años bajando. Pero ese descenso se ha estancado. La capital no consiguió reducir la polución en 2010 con respecto al año anterior, según muestra la Memoria de calidad del aire 2010, elaborada por la Dirección General de Calidad, Control y Evaluación Ambiental del Ayuntamiento de Madrid.

La red de estaciones de medición registró 46 microgramos por metro cúbico de media anual, exactamente los mismos que el año anterior. Ese dato se refiere únicamente a las estaciones que no se han movido de su sitio en los últimos 10 años, es decir, que no han cambiado de ubicación, ni se han eliminado, ni se han añadido. Con sus mediciones se obtienen series homogéneas que permiten evaluar sin sesgos cómo ha evolucionado la calidad del aire en la ciudad en la última década. Desde 2005 -56 microgramos por metro cúbico- se venía reduciendo la contaminación año tras año. Pero en 2010, por primera vez, no fue así.

Cuando Ana Botella admitió, en enero pasado, que Madrid incumplía la legislación europea -traspuesta a la española- en dióxido de nitrógeno, aseguró que la media de 2010 fue de 44 microgramos. Por encima, por tanto, de los 40 permitidos. Ese es el dato oficial, la media de las 24 estaciones de las que constaba durante el año pasado la red madrileña. Esa es la cifra que la capital ha enviado al Ministerio de Medio Ambiente para que la sume a las que le mandan todas las comunidades autónomas y la traslade a la Comisión Europea. Con esa media la capital quiere pedir, para ajustarse a los máximos legales, una moratoria de cinco años (para la que la UE exige demostrar haber tomado medidas eficaces).

Pero si Madrid hubiera mantenido las mismas estaciones en los mismos puntos durante los últimos 10 años esa media sería superior. El mayor cambio se produjo en enero de 2010. El Ayuntamiento remodeló la red. Según dijo, para adaptarse a las exigencias europeas. Eliminó algunas estaciones y añadió otras. Las que desaparecieron eran -casualidad o no- las situadas en las zonas más contaminadas de la capital, las que peores datos registraron. El Consistorio liquidó, por ejemplo, la de la plaza Luca de Tena. En 2009, cuando el máximo de dióxido de nitrógeno que recomendaba la UE eran 42 microgramos por metro cúbico de media anual, allí se registraron 74.

El fiscal coordinador de Medio Ambiente, Antonio Vercher, remitió en enero pasado un escrito de 34 páginas al Consistorio en el que criticaba la supresión de seis estaciones de las zonas con más tráfico de la capital. Consideró que era una treta para maquillar los datos. Pero lo cierto es que la nueva red está ahí. Las series temporales se han perdido, así que el propio Ayuntamiento admite que, para hacer comparaciones, para ver la evolución real de la situación, no tiene sentido equiparar las medias legales, los 54 microgramos de NO2 de 2009 con los 44 de 2010. Así, estadística en mano, equivaldría a decir que la contaminación descendió un 18,5% en un año. Y eso es imposible, por más que el año pasado, tal y como recuerda Ecologistas en Acción, el consumo de combustibles descendiera un 8% debido a la crisis económica y la meteorología fuese bastante inestable (según sus datos llovió un 26% más que la media).

Los datos de la memoria constatan que solo seis de las 24 estaciones estuvieron por debajo del valor límite anual "para la protección de la salud humana" que exige la UE. Son los situados en grandes parques urbanos (Retiro, Sanchinarro y Villaverde) o en zona suburbana (Casa de Campo, Juan Carlos I y El Pardo). El punto con los peores datos de contaminación es la plaza de Fernández Ladreda.

El día que registró más contaminación por dióxido de nitrógeno fue el miércoles, según la memoria. Ese día se superaron más veces los límites horarios de contaminación (puede haber un máximo anual de 18 superaciones de los 200 microgramos). En cambio, el día más limpio fue el lunes.

En cuanto a la época del año en la que se sobrepasan más los límites, fue entre septiembre y noviembre. Como el año anterior, cuando el 40% de los altos niveles se dieron entre octubre y noviembre. ¿Mal presagio para lo que queda de año? Desde el Consistorio aseguran que tendrá que ver con las condiciones meteorológicas. De momento, el primer trimestre ya ha sido mucho peor que el mismo periodo del año pasado. Tuvo mucho que ver el anticiclón de principios de febrero. El año pasado, los episodios de alta concentración de NO2 se produjeron en octubre. El Ayuntamiento tuvo que activar el nivel de aviso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de abril de 2011