Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio europeo suspende a Madrid en la lucha contra la contaminación

La capital está en el puesto 13 de 17 ciudades estudiadas por una organización que agrupa a 140 organizaciones ecologistas

Madrid no ha hecho suficientes esfuerzos para reducir la contaminación. Es la conclusión de la European Environmental Bureau (EEB), que agrupa a 140 organizaciones ecologistas, y que ha recopilado las medidas puestas en marcha en 17 ciudades europeas para mejorar la calidad del aire. Madrid aparece en el puesto 13 y se la considera suspendida.

El estudio valora nueve criterios, entre ellos, la promoción del transporte público, la promoción de la bicicleta, si existen o no zonas de bajas emisiones y el éxito en la reducción de las emisiones. Cada ciudad tiene una calificación para cada uno de los criterios. Madrid solo consigue la nota más alta en el apartado de promoción del transporte público, mientras que Berlín, Copenhague y Estocolmo reciben la máxima puntuación en varias categorías.

El listado de ciudades europeas por sus buenas prácticas para mejorar la calidad del está encabezado por Berlín, Copenhague, Estocolmo, Viena y Zurich. Estas son las ciudades que más se han esforzado por mejorar sus niveles de partículas en suspensión (PM10) entre 2005 y 2010, cuando entraron en vigor las nuevas exigencias europeas para este contaminante. En la clasificación siguen Lyon, Glasgow, Graz y París. A la cola, entre las que suspenden están Bruselas, Londres, Madrid, Stuttgart, Dusseldorf, Milán y Roma (de mejor a peor).

El estudio suspende a Madrid (58% de puntuación, que equivale a un suspenso) porque no ha puesto en marcha medidas efectivas para poner coto a la contaminación. Por ejemplo, no tiene zonas de bajas emisiones, una medida que aparecía en la Estrategia de Calidad del Aire de la ciudad, pero que nunca se ha aplicado. Tampoco cuenta con peajes de acceso al centro ni prohíbe entrar en la ciudad a los coches más contaminantes, como sí hacen otras capitales.

Sin embargo, el estudio elogia el sistema de transporte público de Madrid y asegura que está "en continua expansión". Señala que los cercanías y los autobuses se han incrementado en casi un tercio entre 2000 y 2008. "La ciudad está invirtiendo y promocionando mucho su sistema de transporte público", asegura. Otra de las cosas que destaca es el precio: "Comparadas con la mayoría de las capitales europeas, las tarifas son muy baratas: un euro". Cuando se realizó el informe la Comunidad de Madrid aún no había incrementado un 50% el precio del billete sencillo, que ahora cuesta 1,5 euros.

El trabajo subraya también la promoción del coche eléctrico e híbrido (con incentivos fiscales y tarifas de aparcamiento más baratas) y el servicio de estacionamiento regulado. Asegura que es una estrategia de aparcamiento "interesante". Según el estudio, el porcentaje de uso de la bicicleta (0,6%) es aún "muy pequeño", pero se ha doblado desde 2008.