Salud cerrará este verano la mitad de las UCI de Vall d'Hebron y Bellvitge

Los recortes prevén dejar fuera de servicio un millar de camas en ambos centros - Las medidas incluyen despidos y menos personal para trasplantes

Dos colosos medio vacíos, con decenas de plantas cerradas, un millar de camas vacías, UCI clausuradas y los quirófanos trabajando a la mitad de su capacidad. Este es el panorama que dibujan los recortes que prepara el Departamento de Salud para los hospitales de Vall d'Hebron y Bellvitge.

Las medidas, según han informado las direcciones de los centros a los sindicatos, están inicialmente previstas para los cuatro meses veraniegos, pero "son de tal calado que ponen en riesgo el futuro de estos hospitales tal como los hemos conocido hasta ahora", alerta la secretaria de la Federación de Sanidad de CCOO, Carme Navarro. "Todos los centros reducen actividad en verano. Eso es buena gestión. Pero una organización tan compleja como un gran hospital será muy difícil que pueda volver a su actividad actual si durante cuatro meses la reduces casi a la mitad", añade Navarro. El Departamento de Salud, por su parte, declinó ofrecer ayer su versión y se remite a que concluyan los trabajos de elaboración del nuevo presupuesto.

"Recortes de tal calado ponen en riesgo el futuro de los centros", dice CC OO
Más información
Médicos y pacientes piden la retirada de los planes de recorte en los hospitales catalanes
El consejero de Salud catalán acusa a los médicos de estar más preocupados por "sus bolsillos" que por el sistema
Mas pierde en la calle y los despachos

El hospital Vall d'Hebron pasará todo el verano con 500 camas cerradas, según ha comunicado la dirección a los representantes sindicales. Esta cifra supone casi la mitad del millar largo (1.400 oficialmente, aunque entre 1.100 y 1.200 operativas en sus edificios principales) actualmente en servicio. De este recorte, 74 camas y cuatro plantas corresponden al Área de Traumatología y Rehabilitación, puntera en España. El Área Materno-infantil contribuirá al recorte con otras 59 camas y tres plantas. Una de cada 10 plazas que cierren este verano, además, lo harán para siempre: el hospital tiene previsto no reabrir al menos 56 camas, de las que 12 corresponden a traumatología.

Más drástico será el recorte en los espacios dedicados a los casos más urgentes o delicados, que en este caso se producirá en julio agosto y septiembre. Según los datos recogidos por CC OO en la reunión mantenida con la gerencia, Vall d'Hebron cerrará durante estos tres meses 160 camas en la UCI, de enfermos críticos, en urgencias y para pacientes coronarios. Esta cifra supone cerca de la mitad de las que están funcionando, según el sindicato.

Los recortes también supondrán el despido de 11 facultativos y la reducción de más de un centenar de plazas -24 médicos, 78 enfermeros y 23 trabajadores de gestión y servicios- de empleados que se jubilarán y no serán sustituidos. En total, Vall d'Hebron tendrá que apañárselas con un recorte del 9,1% de su presupuesto para todo el año.

El hospital de Bellvitge, por su parte, prevé cerrar hasta un tercio de sus 800 camas este verano -190 en julio, 260 en agosto y 240 en septiembre- para adaptarse a una drástica reducción de la actividad quirúrgica, que oscilará durante estos tres meses entre el 40% y el 60% de las intervenciones habituales.

Bellvitge también echará el cierre este verano a dos de sus tres espacios dedicados a la UCI, que en total cuentan con casi 80 camas y prevé reducir a la mitad el personal de guardia para la realización de trasplantes de corazón.El hospital del Mar también última su plan de recorte, que incluye el cierre de las urgencias de su hospital satélite de l'Esperança. Este centro también clausurará (en este caso sin fecha prevista de reapertura, según documentos internos) 30 camas de larga estancia y 20 de convalecencia.

En total, Salud reducirá su aportación al hospital del Mar el 20%, lo que eleva el recorte a 14,6 millones de euros. El centro prepara un draconiano plan de ahorro que, además de cerrar camas, prevé cambiar las sábanas de los enfermos con menor frecuencia (66.000 euros de ahorro), reducir los días de vacaciones en Semana Santa y Navidad (395.000 euros), menos prótesis (623.000 euros) e incluso imponer la talla única en los uniformes (12.000) euros. Pese a estas medidas, el hospital prevé ahorrar solo 11,4 millones, por lo que sus gestores aún deben recortar gastos por 3,2 millones.

Otro hospital que se verá sometido a severos recortes es el Joan XXIII de Tarragona, del 16%. Precisamente ayer, unos 200 trabajadores del centro abuchearon al presidente de la Generalitat, Artur Mas, cuando este acudía a un mitin en la ciudad, informa Mercè Pérez.

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS