Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en el Pacífico

Los países emergentes siguen con sus planes nucleares

Pese a la crisis nuclear que está sufriendo Japón y asustando a la comunidad internacional, China, India y otros países emergentes no se plantean detener sus planes de desarrollo de la energía atómica. Aunque reconocen la prioridad de la seguridad, las autoridades de Pekín y Bombay afirman que sus necesidades energéticas no le dejan otra opción que seguir con sus planes de desarrollo nuclear.

"Nuestro país está muy hambriento de energía", dijo el lunes Srikumar Banerjee, presidente de la Comisión de Energía Atómica de la India. "El 40% de los 1200 millones de indios no tiene acceso regular a la electricidad", según Banerjee, que afirmó que para su país "es esencial tener nuevas fuentes de energía". Y en China, el viceministro de Medio Ambiente dijo el sábado que los problemas que está teniendo Japón no deberían impedir el desarrollo de la energía atómica de su país.

Por otra parte, los dirigentes en Bombay y Pekín se muestran conscientes de los riesgos de esta fuente de energía. El primer ministro de India, Manmohan Singh, dijo el lunes que el Departamento de Energía Atómica examinará todos los sistemas de seguridad en las plantas nucleares del país "para asegurar la resistencia al impacto de grandes desastres naturales como tsunamis y terremotos". El vicepresidente de la Comisión de Desarrollo de China afirmó que "se reforzará la seguridad nuclear y el control de las plantas". En el mundo hay 443 reactores nucleares. China tiene 12 reactores en funcionamiento y planea la construcción de otros 27, para satisfacer una demanda de electricidad que aumenta con un ritmo anual del 12%. India, con 20 reactores, preve invertir unos 150.000 millones de dólares en el desarrollo de la energía atómica y está construyendo cinco nuevos reactores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2011