Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Europa no puede acogeros"

La ultraderechista francesa Marine Le Pen visita la isla italiana de Lampedusa ante la avalancha de inmigrantes

Espoleada por los sondeos que la entronizan y por una ola de popularidad creciente, la presidenta del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, visitó ayer en la isla italiana de Lampedusa el centro de acogida de inmigrantes y ante algunos de ellos manifestó: "Me inspiráis mucha compasión. También tengo corazón. Pero Europa no tiene capacidad para recibiros".

Cuando faltan cinco días para la primera vuelta de las elecciones cantonales, que se celebrará el domingo, y 14 meses para las cruciales elecciones presidenciales, la izquierda francesa ha criticado la, a su juicio, provocación que significa esta visita. Le Pen, que viajó en calidad de eurodiputada y que ayer volvió a ratificar su escalada en las encuestas, manifestó: "Mi objetivo no es hacer propaganda, sino decir la verdad. Y Europa se está empobreciendo". La visita fue meteórica, duró menos de tres horas, y en todo momento Le Pen estuvo acompañada por el eurodiputado italiano de la Liga Norte Mario Borghezio. Fue recibida por manifestantes con gritos y pancartas que decían, entre otras cosas, "No sois bienvenida, señora Le Pen", "Libertad, Igualdad y Fraternidad para los que no tienen papeles", "Los racistas fuera" o "Lampedusa no es racista".

La dirigente ultraderechista, que hoy dará una conferencia de prensa sobre inmigración en Roma, se limitó a asegurar: "Lampedusa es la puerta de entrada a Europa. Y los responsables europeos cierran los ojos y tratan de minimizar el riesgo del flujo migratorio". La presidenta del FN añadió que era el primer dirigente político francés que se desplaza a esta isla. Lampedusa, situada al sur de Sicilia, ha acogido desde mediados de enero más de 7.000 inmigrantes, la mayoría procedentes de Túnez.

La asociación Francia, Tierra de asilo, por medio de un comunicado, acusó al Frente Nacional de aprovecharse de la crisis económica y del paro en Francia para sembrar el miedo a la inmigración y para convertir a los inmigrantes en "cómodos chivos expiatorios".

Con todo, el mensaje de Le Pen parece calar. Hace 10 días, una encuesta publicada por Le Parisien que conmocionó Francia la colocó en primer lugar en una hipotética elección presidencial. Ayer otro sondeo hecho público por Le Point certifica su ascenso, hasta ahora imparable, con un 32%, una cifra hasta ahora jamás alcanzada por esta dirigente política. En cabeza se coloca el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, con un 68%, también una cifra récord para él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011