Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en el Pacífico

Un accidente muy grave

El fallo atómico de Fukushima, en nueve claves

El accidente nuclear de Fukushima, el mayor desde Chernóbil, genera una serie de cuestiones acerca de la seguridad.

- ¿Por qué no resistió al terremoto? La central, en principio, soportó un terremoto de magnitud 9, más de lo previsto en el diseño: los tres reactores que estaban en operación se apagaron automáticamente y se puso en marcha la refrigeración de emergencia. Pero una hora después el tsunami dañó los generadores diésel que refrigeraban el núcleo. Otros tres reactores estaban parados por inspección y no tienen problemas.

- ¿Ha salido radiación al exterior? Al quedarse sin apenas refrigeración, en la central se acumula el gas radiactivo. Para reducir la presión, la central liberó gases radiactivos al exterior. Casi 200.000 personas fueron evacuadas en un radio de 20 kilómetros, pero niveles anormalmente altos han sido detectados a más de 100 kilómetros. La OMS insiste en que el riesgo para la salud es muy bajo. Japón ha preparado 230.000 tabletas de yodo, que protege el tiroides ante una ingesta de yodo radiactivo.

- ¿Qué es una fusión de núcleo? Cuando una central se queda sin refrigeración, el uranio se calienta y, junto con los elementos metálicos, se puede fundir en un magma altamente radiactivo. Si ha ocurrido o no en Fukushima era ayer dudoso. Las agencias japonesas decían que lo más probable es que hubiera ocurrido en el reactor número 3, pero no hay instrumentos de medición.

- ¿Si se funde el núcleo implica un nuevo Chernóbil? No necesariamente. Si el edificio de la contención que rodea al núcleo aguanta, ese magma quedaría dentro. Ayer, la Agencia Internacional de la Energía Atómica insistió en que los edificios de contención estaban en buen estado. Inicialmente ha sido calificado como accidente nivel 4 (en una escala de 0 a 7). Chernóbil, en 1986, fue un 7 y Harrisburg, en 1979, un 5.

- ¿Qué ha explotado en la central? Junto a los reactores 1 y 3 ha habido sendas explosiones de hidrógeno. Al soltar gas para bajar la presión sale al exterior, entre otras cosas, hidrógeno. Este es un gas que, en contacto con el oxígeno del aire, explota. Eso es lo que se ha llevado parte del edificio del reactor.

- Si no hay sistema de refrigeración, ¿cómo se enfría? Todas las nucleares necesitan una fuente continua de agua para refrigerarse. Por eso están cerca del mar o de ríos. Se refrigera con agua destilada, pero en la emergencia, Japón ha introducido directamente agua de mar -Fukushima está en la costa-. "En un caso así hay que refrigerar como sea", indican fuentes del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). El uso de agua de mar dejará inservible la central.

- ¿Cada día que pasa es peor? No, según los expertos, que sostienen que con el tiempo los reactores pierden temperatura y se alejan poco a poco de la catástrofe. El reactor 1 había conseguido ayer eliminar casi todo el calor, según el Foro Nuclear.

- ¿Por qué Japón tiene tantas nucleares si está en zona sísmica? Hay 54 nucleares en 18 emplazamientos. La atómica supuso el año pasado el 29% de la electricidad del país. El país tiene 127 millones de habitantes, es la tercera economía del mundo y no tiene gas, carbón ni petróleo. Todo eso, más su posición como archipiélago, que dificulta el aprovisionamiento energético del exterior, les hizo optar por la vía nuclear.

- ¿Puede ocurrir en España? España tiene seis centrales nucleares (21% de la electricidad). Una de ellas, Garoña, es gemela del primer reactor accidentado. Sin embargo, no hay terremotos de esa magnitud y solo tienen una central en la costa, en Tarragona, donde el riesgo de tsunamis es infinitamente menor. El Foro Nuclear afirma que "solo se ha registrado un terremoto, en 2007 en la zona de Guadalajara, con una duración de 2 segundos y una magnitud de 4,2 en la escala de Richter. Fue detectado por la central de José Cabrera, parada desde el 2006. No provocó daños ni tuvo consecuencias en su seguridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011