Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Ola de cambio en el mundo árabe | Revuelta popular en Libia

Doctor por millón y medio de libras

La London School of Economics investiga un posible plagio en la tesis del hijo del dictador - El texto defendía reforzar el poder de la sociedad civil

"La libertad es un derecho inalienable de los individuos. Un Gobierno justo debe protegerla en su Constitución y sus leyes. El ser humano es un agente autónomo y responsable capaz de razonar y elegir y que debe ser respetado". Así de contundente se pronunciaba Saif el-Islam, el hijo favorito de Muamar el Gadafi para la sucesión, en su tesis doctoral en Filosofía presentada en septiembre de 2008 ante la prestigiosa London School of Economics. Se trata de la misma persona que, poco después de que comenzaran las revueltas en Libia, advirtió a su pueblo de los "ríos de sangre" que correrían si los opositores -a una dictadura de más de 40 años- insistían en su actitud. Hace dos años y medio propuso por escrito fomentar la creación de "instituciones internacionales más justas y democráticas" a través de una mayor participación de la sociedad civil. La London School of Economics, que aceptó del estudiante una donación de 1,5 millones de libras (1,75 millones de euros), un año después de la presentación de la tesis, anunció ayer que está investigando las acusaciones de plagio que pesan sobre Saif el-Islam mientras balbucea sobre el dinero obtenido de la familia del dictador.

"Un Gobierno justo debe proteger la libertad en sus leyes", escribió

La tesis, escrita por Saif el-Islam o por alguien pagado por él, sea original o copiada, es extraordinariamente sorprendente. Incluso si él no la redactó, cabe imaginar que, al menos, la supervisó; o que, como mínimo, eligió el tema. El hijo de Gadafi, de 38 años, educado en Reino Unido y Austria, no solo apostaba por una mayor democracia en el ámbito internacional sino que a lo largo de las 429 páginas de su tesis hizo múltiples referencias a la necesidad de democracia interna dentro de los Estados. Sus filósofos de referencia son David Hume, John Rawls y Ned McClennen, y define su propuesta política -una fórmula a la que llama "Gestión Colectiva"- como liberal, individualista y cosmopolita.

Saif el-Islam, que durante los últimos años fue considerado por los países occidentales como el hijo que podría quizá introducir ciertas reformas en la autocracia libia, aseguraba en 2008 que todos los individuos tienen derecho a formar parte del poder político. "El Estado debe tener límites", señalaba, mientras explicaba que "los ciudadanos de los países no democráticos del Sur ven a sus propios Gobiernos como ilegítimos y no representativos de sus intereses reales". Una obsesión planea sobre las 429 páginas de la tesis: otorgar mayor poder a la sociedad civil, la misma a la que ahora su familia ataca con las armas en Libia. En un momento dado llega incluso a lamentar que el 37% de la población mundial viva en Estados que no garantizan la libertad. Uno de estos países era, según el estudio que él mismo cita, Libia.

No era la primera vez que hacía este tipo de reflexiones. En una entrevista con The New York Times en 2004 -publicada como reportaje bajo el titular "El hijo más moderno de Gadafi es un enigma para Occidente"- declaraba que la democracia era "el futuro" para Oriente Próximo y el Magreb, incluido su país.

David Held, uno de los mentores -aunque no tutor- de Saif el-Islam durante sus años en la London School of Economics, ha emitido un comunicado justificando su relación con él. "Era un joven atrapado entre la lealtad a la familia y su deseo de reformar su país. Mi apoyo siempre estuvo condicionado a que resolviera su dilema encaminándose hacia la democracia. Sus declaraciones han dejado claro que su compromiso reformista se ha visto sobrepasado por la crisis. Trágica y fatídicamente, ha tomado la decisión incorrecta".

La escuela ha respondido en los últimos días a la cuestión del posible plagio tras las protestas de los estudiantes. "Nos tomamos las acusaciones muy en serio y estamos examinando el asunto bajo el protocolo estándar", señaló ayer un portavoz de la London School of Economics a este diario. En cuanto a la donación realizada en 2009 por una fundación de la familia Gadafi en su favor, aseguran que hasta el momento solo han recibido 300.000 libras del millón y medio prometido. La institución afirma que no cobrará el resto y que ha cortado todos los programas con las autoridades libias. El lunes dio un paso más allá en su acto de contrición y anunció que dedicará 300.000 libras -a pesar de que la mitad de lo recibido ya se ha gastado- a un fondo de becas para los estudiantes que procedan del país de Saif el-Islam, el liberal que ahora anuncia que Libia se puede convertir en un lugar "peor que Irak".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2011