Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón propone al Gobierno penalizar el combustible de los coches diésel

El alcalde choca con la última propuesta del PP nacional, que pedía deducciones

La propuesta ya está sobre la mesa. El Ayuntamiento de Madrid ha presentado a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) su alternativa para luchar contra la excesiva contaminación que afecta a ciudades como la capital y Barcelona. Es una propuesta que en realidad engloba tres, dos que no dependen de los municipios y que, por tanto, solo pueden recomendar al Gobierno, y otra que les afecta directamente y que supondría modificar la Ley de Haciendas Locales para cambiar radicalmente el impuesto de circulación. El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, quiere "instar" al Gobierno a que "iguale o penalice la tributación del combustible diésel" sobre el de gasolina. Un planteamiento que choca con la última propuesta del PP nacional en el Congreso, que ha pedido reformar el tributo para incluir una deducción del 50% sobre el impuesto actual a coches que emitan menos de 200 gramos de CO2 por kilómetro siempre que se entregue otro de más de 10 años (en la práctica, un todoterreno de lujo podría pagar la mitad del impuesto si es diésel, pero no si es gasolina).

La propuesta del Ayuntamiento de Madrid, que acaba de presentar a la Comisión de Hacienda de la FEMP, deberá votarse en marzo. Si se aprueba, la Federación la elevará al Gobierno. El texto se centra en el impuesto de circulación, pero incluye un segundo punto en el que se "insta al Gobierno de la nación" a modificar el impuesto de matriculación para que contemple no solo las emisiones de dióxido de carbono, sino también las de dióxido de nitrógeno "dado que han demostrado que son igual o más perjudiciales para el medio ambiente".

Madrid incumplió en 2010 la legislación europea en este contaminante, ya que registró 44 microgramos por metro cúbico de media anual, cuando el máximo permitido era 40. A diferencia de los otros impuestos, los Consistorios sí tienen mucho que decir cuando se trata del de circulación: lo recaudan ellos. La propuesta de Madrid consiste en modificarlo, aunque partiendo de la situación actual, y añadirle dos coeficientes, dos índices que pueden rebajar su importe o aumentarlo. La estructura básica de los caballos fiscales (unidad impositiva basada originalmente en la potencia del motor) se mantendría igual. Ahora mismo existen cuatro tramos: vehículos entre 8 y 12 caballos fiscales, entre 12 y 16, entre 16 y 20 y de más de 20 caballos.

El Ayuntamiento de Madrid propone a la FEMP, para que esta lo traslade al Gobierno, incluir un primer coeficiente que penalice a los coches más caros. El Consistorio quiere "hacer el impuesto más progresivo", en palabras del concejal de Hacienda, Juan Bravo. Y pone ejemplos. Actualmente, un Renault Clio que cuesta 11.916 euros paga el mismo impuesto de circulación (64 euros, tramo de 8 a 12 caballos) que un Mercedes B170 que sale por 26.050 euros. El comprador, con su elección, "manifiesta una capacidad económica objetiva" que se quiere trasladar al impuesto, explica Bravo.

El segundo coeficiente, de tipo "medioambiental", variará en función de los niveles de emisión de CO2, pero también de dióxido de nitrógeno y de partículas, entre otros. La propuesta del Consistorio consiste en combinar los tramos de emisiones de CO

2 que se aplican actualmente al impuesto de matriculación y a la normativa Euro sobre homologación de vehículos, que exige que los coches matriculados cumplan unos máximos de emisiones de varios contaminantes.

La directora de la agencia tributaria madrileña, Rosa Ana Navarro, explica cómo este coeficiente puede modificar en un porcentaje nada desdeñable lo que se paga de impuesto de matriculación. Lo hace con el ejemplo de un Renault Laguna de gasolina 2.0 16v y en modelo diésel 2.0 dci. Ambos pagan 137 euros de impuesto. Aplicándoles un coeficiente medioambiental aproximado, resultaría que en el primer caso pagaría 51 euros menos y, en el segundo, 12 más.

La idea es que cada Ayuntamiento, en función de sus problemas particulares de contaminación -algunos tienen un nivel excesivo de partículas, otros de dióxido de nitrógeno-, pueda adaptar esos coeficientes para penalizar a los coches que empeoran su calidad del aire. El coeficiente de precio estaría comprendido entre 0,7 y 2 (es decir, ahorraría un 30% del impuesto o doblaría su importe). En el caso del medioambiental, el rango variaría entre 0,5 y 2.

Lo que busca Madrid es "una regulación global", según Bravo. "Por mucho que disuadamos nosotros con el impuesto de circulación, lo que tiene en cuenta el comprador de un coche son los 2.000 euros que puede suponer el de matriculación o el carburante que va a utilizar", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de febrero de 2011