Reportaje:MOHAMED EL BARADEI | Dirigente de la oposición egipcia | Ola de cambio en el mundo islámico | Revolución democrática en Egipto

"Hay que acabar con el régimen"

Premio Nobel de la Paz por su contribución a la no proliferación de las armas nucleares durante los 12 años que estuvo al frente del Organismo Internacional de la Energía Atómica, Mohamed el Baradei, regresó a Egipto hace un año convencido de que era necesario un "cambio total" en su país natal. Muy activo en Twitter a sus 68 años, afirma que la revolución de la plaza de la Liberación no habría sido posible sin las redes sociales y se declara dispuesto a encabezar la transición "si le dejan las manos libres" y a ser candidato presidencial si "hay consenso nacional".

Pregunta. ¿Por qué el Consejo de las Fuerzas Armadas no levanta el estado de excepción?

Respuesta. Yo también querría saberlo. La gente comienza a preocuparse de que frenen la revolución y la limiten a cambios cosméticos. Los militares deben tomar medidas que den confianza.

Más información
Preguntas sobre la revolución egipcia
La justicia de Egipto legaliza un partido islamista moderado
Más de 200 muertos tras una brutal represión de las protestas en Libia
Gadafi amenaza con la guerra civil
El Baradei se postula como candidato a la presidencia de Egipto

P. ¿Qué se lo impide?

R. Nada. La mentalidad. Egipto es el único país que lleva 30 años bajo el estado de excepción. Es una ley draconiana que afecta a los civiles y símbolo del autoritarismo y la represión del régimen. Abolirla será una muestra de que vamos por el buen camino.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

P. ¿Qué sabe de la liberación de los presos políticos?

R. Eso mismo querría preguntarle yo a los militares y qué pasa con la ley para registrar los partidos políticos porque si no se pueden inscribir será muy difícil celebrar unas elecciones libres. Además, tienen que quitar a todos los directores de los medios informativos del régimen.

P. ¿Está en contacto con los mandos militares?

R. No me han llamado. Ni a mí ni a nadie. Solo han llamado a nueve jóvenes que ni siquiera son los jóvenes más representativos.

P. ¿Será una revolución inacabada?

R. No. Cuando se siente la libertad, no hay marcha atrás. La gente ha perdido el miedo y se volvería a echar a la calle. Falta dar credibilidad a lo que los militares están haciendo. Este es el fin de un régimen y el inicio de una nueva etapa, pero han de desprenderse de las viejas actitudes.

P. ¿Cómo organizaría la transición?

R. Creo que en lugar de que la dirija el Consejo de las Fuerzas Armadas debe crearse una especie de consejo presidencial, tutelado por los militares pero al menos con dos civiles, que ponga en marcha toda la transición y permanezca al frente al menos un año. Seis meses, como prevén los militares, no son suficientes para que los partidos se organicen. Si las elecciones se celebran en ese plazo, solo estarán listos el del viejo régimen [Partido Nacional Democrático], que se lavará la cara con otro nombre manteniendo la infraestructura, los medios de comunicación y los fondos del Estado, y los Hermanos Musulmanes, que están bien organizados.

P. ¿Y el Gobierno?

R. Debe ser un Gobierno de unidad nacional. Además, en la reforma constitucional que se está haciendo ahora debe incluirse el compromiso de que después de la transición se elaborará una Constitución totalmente nueva con todas las garantías democráticas, de independencia de la justicia y de límites al poder presidencial. Democracia no es solo celebrar elecciones, sino crear instituciones y sociedad civiles.

P. Hasta ahora solo han emitido comunicados, pero no han explicado lo que quieren hacer...

R. No creo que quieran mantener el poder porque, después de 60 años de militares, los egipcios ya no les quieren al frente. Tal vez no saben qué hacer con la patata caliente que les ha caído en las manos o no saben cómo relacionarse con civiles o tal vez se deba a la buena cohabitación que mantenían con el régimen de Mubarak. Transparencia significa rendir cuentas y puede que sientan miedo de toda la suciedad que saldrá fuera.

P. ¿Le daría confianza que el Gobierno de unidad lo encabezara el actual primer ministro, Ahmed Safik?

R. No. Ninguna. Tiene que irse. Mubarak le nombró y está ligado a él. Fue, como Mubarak, jefe de la Fuerza Aérea, son como almas gemelas. Los tres millones de egipcios que el viernes salieron a la calle pidiendo un nuevo Gobierno quieren nuevas caras.

P. Si cambian las leyes, ¿se presentará usted como candidato a las elecciones presidenciales?

R. No es mi prioridad, pero si hay un consenso nacional para que me presente, lo haré.

P. ¿Y si le ofrecen encabezar el Gobierno de transición?

R. Solo si tengo las manos libres y responsabilidad total para elegir a la gente y realizar las tareas que considere necesarias.

P. ¿Coopera con el comité de sabios que se formó antes de que cayera el raïs?

R. No. Ese comité estaba a favor de que Mubarak cediera el poder a Omar Suleimán y yo, como la mayoría de los egipcios, considero que no basta con el fin de Mubarak sino que hay que acabar con todo el régimen. Trabajo con los jóvenes y me coordino con los Hermanos Musulmanes, no porque tenga su ideología, sino porque están organizados y coincido con ellos en mover el país hacia la democracia y en incluirles en ella, ya que representan el 20% de la sociedad.

P. ¿No le preocupa que los Hermanos Musulmanes secuestren la revolución?

R. No. No son mayoría y se han pronunciado a favor de un Estado civil o laico. Lo importante es que la nueva Constitución tenga líneas rojas, como que el Estado no sea religioso. Ese ha sido el bulo de Mubarak que Occidente se tragó.

P. ¿Cree que lo que está ocurriendo en Egipto se parece a la caída del muro de Berlín?

R. Sí, pero tenemos que estar seguros de que hacemos lo que han hecho los berlineses, aunque lleve tiempo y cueste. Tenemos que aprender de lo que han hecho en España, Europa del Este y América Latina. Lo bueno es que ahora contamos con las redes sociales. Sin las redes sociales esta revolución no habría ocurrido.

P. ¿En Tahrir comienza el efecto dominó sobre el mundo árabe?

R. Es el punto de partida del modelo que debemos construir con una democracia auténtica y una socialdemocracia con la que abordar la pobreza y la educación de millones de personas. Libertad política y economía vibrante de la que se beneficien todos y no solo los ricos.

P. ¿Reprocha a Europa y a Estados Unidos la falta de apoyo?

R. Tanto la Unión Europea como Estados Unidos han sido muy lentos en desligarse del régimen, lo que les ha hecho perder credibilidad ante la gente. Confío en que cuando la semana próxima venga a El Cairo Catherine Ashton va a manifestarse al 100% a favor de los egipcios.

El Baradei en una reunión de la Conferencia Internacional para prevenir catástrofes nucleares en Luxemburgo, en mayo de 2007.
El Baradei en una reunión de la Conferencia Internacional para prevenir catástrofes nucleares en Luxemburgo, en mayo de 2007.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS