Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España prohíbe repostajes como el del accidente de Palomares

A partir del 1 de febrero, los aviones militares de EE UU tendrán prohibido realizar sobre territorio español operaciones de reabastecimiento en vuelo como la que, el 17 de enero de 1966, causó el accidente de Palomares (Almería) . Hace 45 años, un bombardero B-52 colisionó con un avión cisterna, lo que produjo la caída de cuatro bombas termonucleares y una contaminación por plutonio que aún no se ha eliminado. Pese a ello, en 2003, durante los bombardeos de Irak, aviones de EE UU repostaron sobre las ciudades de Bilbao y Barcelona, en una operación que, según el entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, estaba exenta de riesgo.

La prohibición de que estos hechos se repitan figura en los acuerdos que España y EE UU cerraron el pasado 12 de enero y que incluyen también la prohibición de vuelos visuales; la mejora en la información de los sobrevuelos y escalas; la adaptación a la normativa sobre municiones y explosivos, y el cumplimiento de la legislación medioambiental, según anunció ayer en el Congreso la ministra de Defensa, Carme Chacón. Estas "mejoras" se plasman en acuerdos de carácter técnico que no modifican el convenio con EE UU, vigente desde 1989 y enmendado en 2003, que se prorrogará automáticamente por un año a partir del próximo 11 de febrero.

Defensa tendrá más control sobre los vuelos y escalas de aviones de EE UU

Aunque Chacón insistió en desvincular estos cambios de la polémica en torno a los vuelos de la CIA, que investiga la Audiencia Nacional, aseguró que su objetivo es "mejorar las medidas de protección del espacio aéreo español" y "lograr una mejor información y un mayor seguimiento de las actividades" que los aviones de EE UU realizan en su tránsito por España.

En concreto, la solicitud para los vuelos que no están incluidos en las autorizaciones generales -como los que tienen por origen o destino Guantánamo- deberán presentarse con siete días de antelación; y no solo con 48 horas, como es habitual ahora.

Además, se deberán justificar "las circunstancias que motivan el vuelo, el tipo y la cantidad de carga a transportar, así como el itinerario del mismo". Chacón no específico si también se informará sobre la identidad del pasaje; un dato cuya inexistencia ha impedido verificar si entre 2001 y 2004 pasaron por las bases españolas personas que habían sido detenidas ilegalmente.

El Pentágono tendrá que informar del armamento que guarda en España y de sus cantidades con carácter anual y siempre que se produzca un cambio significativo del mismo. No podrá almacenar en suelo español minas antipersona ni bombas de racimo, a las que han renunciado las Fuerzas Armadas españolas pero no las estadounidenses. Además, deberá estudiar el impacto medioambiental de las actividades que realice en las bases españolas y prever medidas correctoras.

El portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, calificó la información de "positiva, pero parcial e insuficiente" y se mostró escéptico sobre el alcance de los cambios. Chacón alegó que España había buscado la forma "más rápida y eficaz" de lograr sus objetivos. "Ni denunciar el convenio, ni prorrogarlo sin más", resumió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2011