Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estado de alarma

Rubalcaba afirma que el decreto de alarma será "santificado"

Zapatero no reveló su estrategia en el Consejo de Ministros

El Gobierno quiere derogar el estado de alarma, porque es una medida extraordinaria. Planea otras soluciones, pero está dispuesto a prorrogarlo, en última instancia, si lo que ahora es sólo una amenaza teórica se convierte en una necesidad para que los viajeros no tengan problemas en los aeropuertos en las Navidades a cuenta de posibles nuevos desafíos de los controladores aéreos.

El vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, utilizó ayer la hipótesis de prolongar el estado de alarma como un mensaje de dureza hacia los controladores, tras un Consejo de Ministros que dedicó buena parte de su atención a debatir sobre el desafío de ese colectivo durante el puente de la Constitución y sus consecuencias. En dicho debate, el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no desveló su estrategia y, en particular, no se pronunció sobre si prorrogará o no el estado de alarma. No es el momento. Lo que sí tiene claro el Ejecutivo es que esa medida excepcional es legal y así será ratificado si se plantean recursos: "El decreto será santificado", remachó Rubalcaba.

La opinión predominante que Pérez Rubalcaba trasladó del debate en el seno del Consejo de Ministros es la "perplejidad" por la actitud de los representantes de los controladores aéreos, los portavoces de USCA. El Gobierno es consciente de la enorme influencia que esos representantes sobre su colectivo y de la imprevisibilidad de sus decisiones.

Rubalcaba trató de explicar esa "perplejidad": "No son conscientes de que han hecho algo gravísimo; que no se trata ya de una huelga salvaje, sino de unos señores que abandonaron sus puestos de trabajo y forzaron el cierre del espacio aéreo". El vicepresidente primero mantuvo ese tono amenazante hacia los controladores aéreos cuando señaló que "Gobierno y ciudadanos hemos tomado nota del desparpajo notable con el que se pasean estos señores, como si aquí no hubiera pasado nada, para defender sus privilegios, tratar de minimizar los efectos de lo ocurrido e incluso exigir que se compartan responsabilidades con el Gobierno".

Rubalcaba se refería a las declaraciones que los portavoces de USCA hicieron el jueves, con motivo de su comparecencia en los juzgados madrileños. Les acusó, incluso, de "mentir" porque dijeron que los responsables del cierre del espacio aéreo, el viernes, no fueron ellos sino AENA.

El vicepresidente primero mantuvo su desafío a los controladores al insistir en que "el peso de la ley va a caer lógicamente sobre aquellos que cometieron esa gravísima irresponsabilidad". Recordó que AENA tiene abiertos casi 500 expedientes; y la investigación de la Fiscalía General del Estado y de las diligencias en los tribunales superiores de justicia autonómicos, a instancias de las demandas de viajeros afectados.

Aunque el plan del Gobierno no es prorrogar el estado de alarma, si en última instancia así lo decidiera tendría que aprobarlo en la sesión del próximo Consejo de Ministros, el 17, según señaló Rubalcaba. El 18 de diciembre es la fecha en que se agota el plazo de 15 días de la vigencia del decreto de alarma y para ese momento tendría el Gobierno que decidir su prórroga o no.

Previamente, el Gobierno tendría que tener asegurada la mayoría en el Congreso porque, en caso de prórroga, tiene la obligación de contar con el respaldo de la Cámara. El Gobierno cree que no debería tener problemas para disponer ahí de una mayoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2010