Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Goncourt distingue la polémica prosa de Michel Houellebecq

El autor fue criticado por 'fusilar' la Wikipedia en 'El mapa y el territorio'

Michel Houellebecq, el polémico autor francés tan famoso por sus obras como por sus encendidas declaraciones sobre muchas cosas, ganó ayer el más prestigioso premio de novela francés, el Goncourt, con su quinta y última novela, El mapa y el territorio (que en España publicará Anagrama). La novela, saludada casi unánimemente por la crítica francesa como la mejor obra del escritor, retrata y critica el mundo contemporáneo, el arte, ridiculiza la vida en el campo y hasta se ríe de un tipo, Michel Houellebecq, que aparece disfrazado de personaje y al que describe como "un solitario con fuertes tendencia a la misantropía". Tampoco esta novela escapó a la polémica que persigue a este escritor. Después de su aparición, fue denunciado por haber copiado párrafos enteros de la Wikipedia. La editorial minimizó el asunto asegurando que los textos entresacados de Internet eran "pequeñas citas no susceptibles de constituir plagio".

La obra ha sido saludada casi unánimemente por la crítica francesa

Houellebecq había optado a este premio en 1998 con Las partículas elementales. Este año, aparecía como el favorito, dadas las excelentes críticas que había cosechado. Un ejemplo: Raphaëlle Rérolle, de Le Monde, aseguraba el domingo en Le journal du dimanche: "La carta y el territorio es una novela apasionante sobre la Francia contemporánea. Continuamente leído y comentado, este hombre no puede ser excluido de los premios literarios sin que se haga el ridículo". El trampolín del Goncourt disparará la difusión del libro (del que se han vendido 170.000 ejemplares).

El escritor, vestido con su inseparable parka verde oliva, se presentó a media mañana en el restaurante Drouat, en el centro de París, lugar donde se decide el premio y se da la noticia. Aseguró que se sentía "un poco raro, pero muy feliz". Añadió que esta novela "es la de más fácil lectura y de estructura más trabajada".

Houllebecq nació hace 54 años en la isla de La Reunión. Su padre, huraño y retraído, era guía de montaña. Su madre -con la que ha mantenido encendidas y desagradables discusiones públicas en los últimos años-, médico. Fue educado por su abuela paterna. Se licenció como ingeniero agrónomo. Trabajó como informático. En 1991 publicó su primer libro, una biografía del escritor estadounidense H. P. Lovercraft, titulada, sintomáticamente, Contra el mundo, contra la vida. En 1994, con Ampliación del campo de batalla, se convirtió en un autor conocido.

Deprimido, depresivo, original, nada políticamente correcto, displicente y despectivo, Houellebecq pronto se convirtió en un personaje que se interpretaba a sí mismo en los medios de comunicación, con los que mantiene una relación de amor-odio. En 2001, en una entrevista a la revista Lire, aseguró -él sostiene que se le malinterpretó- que el islam "es la religión más tonta del mundo". La frase le costó un juicio del que salió ileso.

Acosado y atosigado por la prensa francesa, vive entre Irlanda y España. El último libro publicado en España, Enemigos íntimos (Anagrama), elaborado a cuatro manos con el filósofo Bernard-Henri Lévy, es un curioso ejercicio de introspección y de disección de sus propios egos a través de su cruce de e-mails. Los dos se preguntan por qué suscitan tanto odio en Francia. El propio Houellebecq, al principio de la obra, describe cómo le ven sus enemigos: "Nihilista, reaccionario, cínico, racista y misógino vergonzoso. [...] Un patán. Autor insulso, sin estilo [...], accedí a la notoriedad gracias a la inverosímil falta de gusto de unos cuantos críticos desorientados. Desde entonces, mis provocaciones jadeantes han acabado cansando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de noviembre de 2010