Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:EL ACENTO

Si la vida fuera así...

Recuerdan la escena de la cola del cine en Annie Hall? Alvy (Woody Allen) se está poniendo de los nervios ante la cháchara pedante de un desconocido situado en la cola junto a él y Annie (Diane Keaton) que, tras pontificar críticamente sobre las películas de Fellini y las obras de Samuel Beckett, cita en su favor al semiólogo Marshall McLuhan. Alvy no puede más y lamenta en voz alta no tener a mano un saco de estiércol para arrojárselo al desconocido, a quien reprocha ignorar lo que verdaderamente ha escrito el famoso teórico de la comunicación.

"Pues resulta que doy clases en la universidad sobre Televisión y Cultura", replica el pedante. En ese momento sale de detrás de un cartel publicitario Marshall McLuhan en persona y dice al desconocido: "Usted no ha entendido nada de mi trabajo. Tergiversa todo mi pensamiento".

Uno de los profesores distinguido el lunes con el Premio Nobel de Economía, el norteamericano Peter Diamond, ha vivido estos días una situación similar (hasta cierto punto) a la de esa escena.

El presidente Obama lo había propuesto para formar parte del Comité de la Reserva Federal, pero su candidatura fue devuelta hace unos días a la Casa Blanca tras ser examinada por una comisión del Senado, varios de cuyos componentes, miembros del Partido Republicano, le reprocharon insuficiente experiencia en materia macroeconómica. Profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Peter A. Diamond, de 60 años, es conocido, al igual que los otros dos galardonados, por sus trabajos sobre el desajuste entre oferta y demanda en el mercado laboral: por qué hay a la vez un elevado desempleo y dificultades para cubrir numerosos puestos. Como experto en la materia ha formado parte del Consejo Asesor de la Seguridad Social de su país.

La Academia de Ciencias Sueca no solo ha ignorado las objeciones de los senadores republicanos sobre los conocimientos económicos de Diamond, sino que ha decidido refutarlas por la vía más rápida: dándole el Nobel de Economía.

Tras el testimonio irrefutable de McLuhan, Alvy se vuelve hacia la cámara y dice: "¿Se imaginan si la vida fuera también así?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 2010