Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU trata al primer paciente con células madre embrionarias

El enfermo se quedó paralítico hace menos de dos semanas por un accidente

El primer paciente inscrito en el primer ensayo clínico con células madre embrionarias humanas del mundo ha sufrido hace menos de 14 días un daño medular agudo que le ha producido una parálisis parcial. Es muy probable que sea una víctima más de los accidentes de automóvil, pero no se sabe, igual que no se conocen su nombre, su sexo y su edad. Lo único que se sabe es que está siendo tratado en el hospital privado Shepherd Center de Atlanta (Estado de Georgia, EE UU), porque así lo han comunicado la empresa Geron, fabricante de los dos millones de células que se aplicaron el viernes a este paciente, y el citado hospital. No se van a dar más datos por ahora, pero los requisitos para entrar en el ensayo clínico sí se conocen y son los descritos: pacientes con lesión medular grave, con falta total de actividad locomotora o sensorial por debajo de la lesión, y que por las características de esta puedan ser tratados entre los siete y los 14 días siguientes.

Las acciones de Geron, fabricante de la terapia, suben en Bolsa

Las acciones de Geron subieron ayer alrededor de un 6% en Bolsa y algunos activistas contrarios al uso de células embrionarias criticaron el ensayo: "Geron ayuda a su acción, no a la ciencia ni, especialmente, a los pacientes. Pasarán años antes de tener pruebas sólidas sobre la seguridad o la efectividad", declaró, por ejemplo, David Prentice, del Consejo de Investigación de la Familia.

La empresa obtuvo este verano el permiso definitivo de la autoridad sanitaria (la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA) para realizar el ensayo, de fase I. El objetivo es probar la seguridad y la tolerancia del tratamiento durante un año, aunque también se evaluará su posible eficacia en la regeneración de la médula espinal. La terapia consiste en una única inyección de un tipo de células del sistema nervioso en el lugar del daño en la médula espinal. Estas células producen mielina -la capa aislante que rodea los axones de las neuronas y les permite comunicarse a través de impulsos eléctricos- así como otros compuestos que favorecen la actividad de las neuronas. Cuando se inyectaron en animales estas células, que son precursoras de los oligodendrocitos, se vio que migraron al lugar de la lesión, se convirtieron en oligodendrocitos funcionales y mejoró ostensiblemente la locomoción de los animales.

El ensayo se hará con solo 10 pacientes y en todos o algunos de los siete hospitales seleccionados, de los que únicamente se conocen dos, el Shepherd Center y el Northwestern Medicine de Chicago.

"El inicio del ensayo clínico es un hito en el campo de las terapias basadas en células madre embrionarias", dice Thomas B. Okarma, presidente de Geron, en un comunicado. "Cuando empezamos a trabajar con estas células, en 1999, muchos predijeron que pasarían décadas antes de que se pudiera aprobar una terapia y realizar ensayos clínicos".

Geron ha partido de células procedentes de embriones desechados en tratamientos de fertilidad, que ha logrado diferenciar en laboratorio para dar lugar a las que va a utilizar en el ensayo. Es una empresa privada que no utiliza fondos públicos por lo que no resulta afectada por el laberinto legal en que se encuentra en Estados Unidos la investigación con células madre embrionarias humanas con estos fondos. Los tribunales permitieron recientemente que sigan los experimentos en marcha en este área mientras entran a juzgar el fondo de la cuestión, tras admitir a trámite denuncias contra el uso de este tipo de células.

Mientras tanto, sigue el desarrollo de técnicas de manipulación genética para llegar al mismo sitio a partir de células adultas, que se reprograman, y los intentos por clonar células de pacientes para obtener terapias celulares sin rechazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 2010