Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El atún rojo empieza a dar señales de recuperación

Los científicos recomiendan mantener el límite de capturas

El límite actual de capturas del atún rojo del Atlántico este y el Mediterráneo -13.500 toneladas anuales- debe mantenerse hasta al menos 2013, según el comité científico que ha hecho la primera evaluación fiable desde que empezó en 2006 el plan de recuperación de la codiciada especie. El informe del comité, que terminó ayer su reunión en Madrid, recoge algunos indicios de que el plan ha empezado a funcionar, pero señala que todavía existe un grado de incertidumbre tan elevado que son necesarios nuevos datos y más tiempo para evaluar la población de atún rojo y su sostenibilidad.

Sin embargo, la estimación de que la pesquería solo ha disminuido en un 57% respecto a su máximo en los años cincuenta del pasado siglo, ha supuesto un alivio para los pescadores españoles. La razón es que así "se aleja el fantasma de Cites", explica Juan Serrano, de la Asociación de Pesca, Comercio y Consumo Responsable de Atún Rojo. Hace unos meses se llegó a plantear la inclusión de este pez, que se equipara como alimento al cerdo de pata negra, en esa lista de especies protegidas, ya que se barajaba un porcentaje de reducción del 80%. Eso implicaba prohibir su comercio internacional.

El 70% de los peces prendidos por pesqueros españoles va a Japón

Entre los indicios favorables recogidos por el órgano de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICATT), está una prospección aérea del Mediterráneo noroccidental que indica una biomasa de 16.000 toneladas. También hay datos de pesquerías que señalan que se está respetando la talla mínima y han disminuido las capturas, aunque todavía existen demasiados barcos para las cuotas fijadas. Los expertos de la ICATT afirman, sin embargo, que no se fían de las declaraciones de capturas y necesitan investigaciones propias (que van a iniciar por primera vez) para poder conocer la situación real. Hasta que la conozcan se debe mantener el límite de capturas si se quiere cumplir el objetivo fijado: que la pesquería se recupere en 2022 con una probabilidad del 60%. El informe es la base para la toma de decisiones en la próxima reunión de ICATT en noviembre.

El recorte en la pesca autorizada ha sido muy grande, ya que en 2003 se fijó en 32.000 toneladas, cifra que fue revisada a la baja en los años sucesivos hasta que en 2010 se redujo drásticamente a la vista de los datos pesimistas.

España puede pescar 2.520 toneladas, la mayor parte en el Mediterráneo y en Cádiz, de las cuales aproximadamente un 70% se exporta a Japón, un 13% se destina al mercado interno, un 12% va a Estados Unidos y el resto a diversos países europeos. Del total pescado, unas 700 toneladas pasan por las granjas de engorde, establecidas en el Mediterráneo a partir de 1997, antes de enviarse a su mercado final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de octubre de 2010