El recorte en ayuda social resta 11 millones a los municipios

El Gobierno mengua el fondo de emergencia para los pobres

El Ministerio de Sanidad y Política Social ha recortado el presupuesto destinado a los Ayuntamientos para que cubran las emergencias sociales, mucho más saturadas ahora por culpa de la crisis. Esta partida (el llamado Plan Concertado) se destina desde 1988 a los municipios para que estos "presten a las personas más necesitadas una última red cuando todo se ha caído, cuando ya no tienen ni el subsidio por desempleo, ni dinero para pagar la luz, la hipoteca, para las familias que ya no tienen ni para comer", en palabras de Patrocinio de las Heras, que fue quien creó este Plan Concertado. "No voy a creer que esto se haya recortado hasta que no lo vea. Esto iría en contra de todos los compromisos del presidente del Gobierno para con los más débiles en época de crisis. Y supondría un gran descrédito para los principios de solidaridad del Partido Socialista", añade De las Heras.

Cuando en 2004 el PP rebajó el ya magro presupuesto, el PSOE se opuso
Más información
Políticas con visión de corto alcance
El PSOE repone dos millones de los 11 que se han restado para los más pobres

El presupuesto de este programa nunca ha sido muy airoso, pero siempre se ha mantenido o incrementado. Salvo una vez: cuando gobernaba José María Aznar, el ministro Eduardo Zaplana lo recortó en un 6% y se granjeó las críticas de numerosas comunidades gobernadas por el PSOE y de la Ejecutiva de este partido. Los socialistas lo repusieron al llegar al poder. El recorte es ahora mayor, un 12%, que restará más de 11 millones de euros a una partida ya magra de 97 millones. "Eso son casi 800.000 horas perdidas de ayuda a domicilio, por poner solo un ejemplo, la pérdida de trabajadores sociales y de auxiliares de hogar", lamenta el presidente de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez. En el sector se considera un ataque terrible a los servicios sociales municipales, cuyos representantes han enviado a Trinidad Jiménez la misma carta que en su día recibió Zaplana. "La medida supone un desprecio profundo hacia las personas más vulnerables, que dejarán de recibir las prestaciones necesarias para garantizar la convivencia personal y social", añade Ramírez.

Estos dos últimos años los Ayuntamientos han visto cómo crecían las necesidades sociales de sus ciudadanos. En algunos municipios los trabajadores sociales aseguran que la gente que va a sus oficinas para pedir una ayuda para pagar la hipoteca, para que no le corten la luz, para alimentos, se ha multiplicado por tres.

Las organizaciones humanitarias lo saben: "Estos dos últimos años se ha doblado la cantidad de gente que acogemos", dice Juan José López, de Cáritas. "Y más de la mitad son personas derivadas informalmente de los servicios sociales municipales", añade. "Ya antes de la crisis se necesitaban más recursos para estos servicios sociales", asegura López.

La Federación Española de Municipios y Provincias, que preside el alcalde de Getafe, el socialista Pedro Castro, declinó opinar sobre este asunto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS