Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
67ª Mostra de Venecia

Un documental sobre Joaquin Phoenix brilla en el festival

¿Verdad o mentira? La pregunta sobrevolaba el Lido de Venecia desde ayer por la mañana tras el primer visionado de I'm still here, el filme de Casey Affleck sobre el giro vital que forzó hace un año al actor Joaquin Phoenix a dejar de actuar y buscar un nuevo Dorado como rapero.

El documental puede resultar desolador si lo contado es cierto y apabullante si es la mentira la que inclina la balanza. Sea como fuere es una pieza descomunal. En realidad el asunto es sencillo: la estrella de Hollywood quiere dedicarse a dar el cante (literalmente) porque cree que lo suyo ya es otra cosa. Y su cuñado, Casey Affleck, le pide permiso para meterle la cámara en las narices y seguirlo a todas partes. Phoenix empieza así un viaje disparatado a ninguna parte donde se cruza con amigos, enemigos y fauna variada. El actor yace con prostitutas, esnifa cocaína, pierde los nervios, se acerca a la locura... Todo, ante la impasible cámara de Affleck. En Venecia, el director ha dicho: "Siento mucho cariño por él, y Joaquin ha cambiado durante el año y medio que hemos tardado en hacer esta película". Si todo ha sido mentira, una fábula del lado oscuro, Phoenix merece todos los honores interpretativos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de septiembre de 2010