Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plataformas ecologistas de Aragón y Cataluña se unen en contra de una línea de alta tensión

La aparición hace 10 días de unas estacas en fincas de varias poblaciones del Pallars Jussà que marcan uno de los posibles trazados de la autopista eléctrica de 400.000 voltios que conectaría Cataluña y Aragón ha puesto en alerta al territorio. Así, una plataforma integrada por entidades sociales y ecologistas de ambas comunidades que consiguió que el Tribunal Supremo anulara otro proyecto anterior de características similares, ha anunciado acciones contundentes para luchar contra las supuestas intenciones de Red Eléctrica de España de retomar ese antiguo trazado.

Uno de los portavoces de la plataforma, Armand Simón, explicó ayer que si el proyecto sigue adelante, están dispuestos a llegar a la vía judicial y, si es necesario, a los tribunales europeos. "Nos oponemos a la autopista eléctrica porque el Prepirineo catalano-aragonés no puede ser una zona de servicio que los territorios centrales y las grandes empresas puedan usar a su conveniencia, sin tener en cuenta el terreno", explica Simón.

Por ahora, como se trata de tan sólo una intención, ya que Red Eléctrica no ha presentado ningún anteproyecto o estudio de impacto ambiental, la plataforma ha aconsejado a los propietarios de los terrenos en los que aparecieron las estacas, y que desconocían su colocación, que presenten una denuncia por ocupación ilegal de terrenos contra la compañía. Esta será también la recomendación que realizarán los ediles de las poblaciones en las que aparecieron las estacas: Castell de Mur, Tremp, Gavet de la Conca y Llimiana. Así lo explicó ayer el alcalde de Castell de Mur, Josep Castell, en unas declaraciones a la emisora Catalunya Informació.

Paralelamente, la plataforma intentará que se derrumben las torres sin conexión que hay en Monzón (Huesca) y que todavía permanecen en pie a pesar de que el Supremo anuló el proyecto de construcción de la línea de muy alta tensión (MAT) del cual formaban parte. "Son una amenaza, porque si Red Eléctrica retoma el proyecto las usarán para construir la nueva autopista, aunque siguiendo un trazado diferente", explica Simón.

Por otro lado, Red Eléctrica reconoció la semana pasada que las estacas aparecidas eran suyas y aseguró que formaban parte de un estudio topográfico, aunque también afirmó que la Diputación de Lleida y la Generalitat estaban informadas de que se iniciaba la redacción del anteproyecto de la MAT. En respuesta, el presidente de la corporación provincial, Jaume Gilabert, y el delegado de la Generalitat en el Alt Pirineu i Aran, Víctor Orrit, enviaron ayer un comunicado en el que aseguran que desconocían dichos trabajos preliminares. "Acordamos con Red Eléctrica que nos enseñarían el anteproyecto de la línea antes de realizar cualquier acción sobre el territorio", asegura Gilabert.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de agosto de 2010