Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Respuesta a Gregorio Marañón

De todas las desconcertantes reacciones suscitadas por mi artículo La puñetera verdad (EL PAÍS, 6-6-2010), la más desconcertante es la de Gregorio Marañón (La insobornable verdad, EL PAÍS, 28-6-2010); tan desconcertante que es imposible dejarla sin respuesta. No sé de dónde ha sacado Marañón que defiendo "desde hace tiempo" una "tesis deslegitimadora de la Transición"; de hecho, he dedicado las casi 500 páginas de mi último libro a atacar lo que dice que defiendo. A esa falsa afirmación añade, según descubro con incredulidad, una afirmación todavía más evidentemente falsa. Marañón me atribuye la propuesta disparatada de extirpar a la derecha del actual sistema político y confinarla "en el ominoso rincón que le corresponde" si no acepta que la Segunda República es el fundamento histórico de la actual democracia. Yo no he dicho jamás esa barbaridad: Marañón extrae el entrecomillado de un artículo mío de hace cinco años titulado Cómo acabar de una vez por todas con el franquismo (EL PAÍS, 26-11-2005), pero a quien yo decía allí que había que confinar "en el ominoso rincón que le corresponde" es al franquismo, no a la derecha actual. Francamente, no me explico tanto despropósito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2010