Entrevista:JUAN BRAVO | Concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid | Los recortes en el presupuesto de la capital

"El ajuste va a ser duro, y a costa de lo que hoy consideramos intocable"

El Consistorio ha anunciado un recorte de 1.041 millones en el presupuesto de 2010 - El edil ha sido el encargado de la tarea, a costa de bajar sueldos y reducir contratos, pero reparte la responsabilidad con otras Administraciones

Juan Bravo (Londres, 1963), concejal de Hacienda y Administración Pública del Ayuntamiento de Madrid, no está afiliado al PP ("Me encuentro muy cómodo como estoy", asegura). Es licenciado en Derecho y su carrera está ligada a la de Alberto Ruiz-Gallardón, primero en la Comunidad de Madrid y ahora en el Ayuntamiento. Niega el sambenito que le ponen de tener todas las cuentas del Ayuntamiento en la cabeza, pero la mayor parte del tiempo habla en primera persona cuando se refiere a las decisiones económicas que toma el Consistorio.

Pregunta. El recorte de 1.041 millones en el presupuesto de este año va a afectar a los servicios sociales que presta el Ayuntamiento: discapacitados, indigentes, escuelas infantiles... ¿Cómo se lo explica a los madrileños?

"Nos podemos ir olvidando del Estado de bienestar"
"Todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades"
"El Estado y la Comunidad deberían haber financiado la M-30"
"El año que viene se suspenderán todas las obras que estén en marcha"
"El Plan E no ha mejorado en nada la situación económica"
"En los próximos cinco o diez años no va a haber venta de suelo"
"El Ayuntamiento no va a subir los impuestos el año que viene"
"El Gobierno ya ha dicho que no va a haber reforma de la financiación local"

Respuesta. Vamos a modificar a la baja las prestaciones que el Ayuntamiento cubre con el presupuesto. Pero Madrid no es la única que va a hacerlo. Muchas Administraciones, incluso el Estado, lo están haciendo sin decir nada. Reduciremos los contratos en vigor o los que van a salir en los próximos meses un 15%, lo que conllevará una reducción en la prestación que realiza la empresa contratada. Pero no necesariamente se van a cerrar servicios. En función de cada servicio habrá mecanismos que permitan seguir realizando la prestación, cambiando la forma de prestarla. Por ejemplo, puede ser un retraso en el tiempo medio de respuesta.

P. Pero los padres que dejen de percibir una beca de comedor van a quejarse al Ayuntamiento, que era el que se la daba.

R. Es un error. Las competencias educativas son de las comunidades. En casos de emergencias de familias sin recursos que requerían los servicios a los Ayuntamientos cuando se había acabado el presupuesto de la Comunidad en este capítulo, nosotros las concedíamos. Estamos pasando de un Estado de bienestar a un Estado social. El de bienestar es propio del pleno empleo y el social es propio de un Estado donde hay un porcentaje de empleo alto, pero la Administración tiene que cubrir las necesidades básicas de gente que no tiene recursos. Del Estado de bienestar nos podemos olvidar. Por eso los recursos tendrán que redistribuirse de otra manera.

P. El Gobierno sube el IVA. Otras comunidades también están aumentando impuestos. ¿El Ayuntamiento los subirá en 2011?

R. No. En los últimos años ha incrementado la presión fiscal, que partía de niveles muy bajos en comparación con otras ciudades. Ese incremento se devolvía en servicios e infraestructuras. La principal modificación fiscal se produjo en la anterior legislatura y los resultados electorales han sido los que han sido [mayoría absoluta del PP en la capital]. El ciudadano es capaz de distinguir que una subida fiscal va acompañada de unos beneficios. Pero de las principales ciudades españolas Madrid es la que menor fiscalidad tiene: menos que Valencia, Zaragoza, Barcelona, Sevilla. Aunque es verdad que con la tasa de basuras hubo un incremento.

P. ¿Por qué se tomó la decisión de establecer esta tasa?

R. En verano de 2008 nos dimos claramente cuenta de la crisis. Detectamos que la venta de suelo en Madrid, que nos daba unos ingresos de unos 400 o 500 millones de euros al año, estaba en blanco en el mes de julio. Todos los concursos habían quedado desiertos. Viendo además el anuncio del Gobierno del primer ajuste de los ingresos que iban a provenir del Estado, tomamos la decisión de establecer la tasa de basuras. Pero no vamos a subir la fiscalidad el año que viene. Otra cosa es que los Ayuntamientos estemos demandando al Gobierno un cambio en el marco fiscal de las entidades locales. De cada 100 euros que paga un madrileño, siete van a parar a los Ayuntamientos, 37 a la Comunidad y 56 al Estado. Pero los Ayuntamientos aportamos el 13% del gasto público. Queremos más espacio fiscal y depender menos de transferencias de otras Administraciones públicas.

P. ¿Por qué el contrato a la baja del 15% con FCC en la recogida de basuras no se traduce en un descuento en el recibo para el ciudadano este año?

R. El coste del servicio de recogida de basuras es de 177 millones de euros. La previsión de recaudación de la tasa es de 166 millones. La ley dice que la tasa no puede superar el coste del servicio. Con esas previsiones hemos fijado la tasa de 2010. La modificación del contrato todavía no está cerrada, no sabemos a partir de qué mes va a ser efectivo el ajuste. Así que es una locura anticiparse y en el próximo pleno reclamar que se reduzca la tasa. Aunque se redujera el precio del servicio, tendríamos que reducirlo por debajo de los 166 millones para que nos viéramos obligados a modificar la tasa, porque el Ayuntamiento subvenciona ese servicio en 11 millones al año. Lo que el PSM está tratando es confundir a la ciudadanía, engañándola con una campaña en la que se promueven recursos que están abocados al fracaso.

P. ¿Cuál va a ser la bajada en euros de media en la nómina de los funcionarios del Ayuntamiento?

R. No se puede hablar de una media. La media es el 5%. Todavía no tenemos hecha la proyección de nóminas. Tenemos una estimación de 40 millones de euros. El día 28 de este mes tendremos ya la nómina librada y en ese momento sabremos, comparando con meses anteriores, cuál es el ahorro.

P. Visto el recorte que se está produciendo, ¿cree que el Ayuntamiento lleva años viviendo por encima de sus posibilidades?

R. El Ayuntamiento de Madrid, las Comunidades Autónomas y el Estado. Todas las Administraciones hemos vivido en los últimos años por encima de nuestras posibilidades, porque teníamos más ingresos de los que realmente éramos capaces de mantener. Cuando la burbuja inmobiliaria pincha se desmorona todo en cuestión de meses, y nos damos cuenta de que la recaudación del impuesto de sociedades cae casi un 40%, el IVA cae un treintaitantos por ciento, el IRPF cae... Y nos encontramos con unos ingresos que no cubren ni la mitad del presupuesto del gasto del Estado. Todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y ahora el ajuste es muy difícil de hacer. Nos hemos acostumbrado a un nivel de prestación, incluidos los gastos sociales, que ninguna Administración pública va a ser capaz de mantener. ¿Hemos gastado más de lo que debíamos? Sí. No hemos sido capaces de darnos cuenta de que la dinámica de ingresos que estábamos generando no respondía a los cimientos que había capaces de mantenerlos. El ajuste va a ser duro, y a costa de lo que hoy consideramos intocable.

P. ¿La decisión de soterrar la M-30 fue acertada? Porque atascos sigue habiendo todos los días.

R. Los usuarios de la M-30 soportan menos atascos que antes. Esa inversión está por encima de lo que le correspondía a la ciudad de Madrid, porque es una infraestructura que está dentro de la ciudad, pero que utilizan sobre todo los que vienen de la periferia. Se debería haber financiado también por parte del Estado y la Comunidad. Esto ha generado una deuda y un discurso con el que tengo que convivir, que es el de que el Ayuntamiento de Madrid, por tener esa deuda, está en peores condiciones que otros, cosa que niego rotundamente. Con la M-30 se han mejorado las infraestructuras de la ciudad, es algo que queda ahí, y Madrid, cuando empecemos a salir de la crisis, estará mejor preparado. Hay muchos Ayuntamientos que tienen menos deuda que el de Madrid y el Ministerio tampoco les deja endeudarse. Somos la ciudad más endeudada de España, pero también la que tiene más población, más presupuesto y la que aporta más al producto interior bruto.

P. El Consistorio reducirá los coches oficiales de 167 a 57. ¿Necesitaba Madrid 167 coches oficiales con crisis o sin ella?

R. Quizás todos estábamos acostumbrados a un nivel de servicios distinto al que deberíamos haber tenido. Pero esos 167 coches no están al servicio de altos cargos exclusivamente. Los directores generales comparten coche y esos coches están trabajando durante todas las jornadas. Hay 57 vehículos que son para los concejales, por cuestiones de seguridad que marca el Ministerio del Interior, y el resto sirven para una Administración de más de 27.000 trabajadores.

P. ¿Hay algún servicio público de donde se pueda recortar?

R. ¿Podemos prescindir de las luces de Navidad? ¿O de la Noche en Blanco? ¿O de los Veranos de la Villa? Se puede hacer, pero la víspera de la Noche en Blanco todos los hoteles de Madrid están llenos. En Navidad mucha gente viene aquí a hacer las compras, entre otras cosas para ver las luces de Navidad, y duerme y gasta en Madrid. Genera riqueza para la ciudad, aunque no para el Ayuntamiento. Si eso se suprime habrá menos actividad económica, y eso perjudica a Madrid, genera desempleo. Otro ejemplo: en publicidad llegué a tener un presupuesto de 20 millones de euros. Ahora tengo dos y medio. ¿Era un derroche? Las campañas de promoción exterior de la ciudad han logrado que Madrid capee mejor la crisis económica en turismo. Es verdad que lo que puede parecer superfluo genera un ahorro en las arcas municipales, pero puede crear efectos colaterales negativos.

P. ¿Han notado con la crisis un aumento de la morosidad en el pago de los principales impuestos?

R. Lo que se ha incrementado ha sido la petición de aplazamientos para el pago [31.000 personas en 2009]. Pero no un impago de los impuestos. Donde sí se ha producido un aumento de la morosidad ha sido en las Administraciones públicas. Entre la Comunidad de Madrid y el Estado me deben 80 millones de euros en impuestos. Yo puedo entender que el Estado tenga que ajustar su presupuesto de gastos. ¿Pero a quién deja de pagar? A quien sabe que no puede hacer nada para exigírselo. No puedes dejar de pagar a la compañía eléctrica porque te cortan la luz, ni a la Seguridad Social porque eres tú mismo, ni a los trabajadores o a los proveedores. ¿A quién deja de pagar? A los Ayuntamientos y a las Comunidades Autónomas. Ahora bien, si yo me retraso una semana o un mes en el pago de la Seguridad Social o las retribuciones del IRPF, ese mes el Estado me retiene el porcentaje correspondiente en la aportación que me hace.

P. Usted ha dicho que los pagos a empresas y proveedores se están haciendo en un tiempo de cinco meses y medio, cuando el plazo legal es de 60 días.

R. Yo lo que he dicho es que estamos pagando cuatro meses por encima del plazo legal a las grandes empresas, pero tratamos de mantener el pago dentro del plazo legal a las pequeñas. Hace año y medio pagábamos en plazo, un mes podíamos retrasarnos el pago de una factura en 15 días... A partir del último trimestre de 2008 cerramos con un déficit importante, a diferencia de las Comunidades Autónomas y del Estado. Porque el Estado en el último trimestre del año, cuando vio que los ingresos caían, se endeudó y con esa deuda cubrió el desfase entre gastos e ingresos. Si yo he gastado 1.000 y solo tengo 800 para pagar, habrá gente a la que tenga que retrasar el pago. ¿Qué hacen las Comunidades Autónomas cuando ven que se reducen los ingresos? Piden al Estado que les deje endeudarse y el Estado les autoriza. Cuando vemos los Ayuntamientos que las Comunidades han conseguido eso, 24 horas después pedimos lo mismo y el Estado nos dice que no. ¿Qué pasa? Que los Ayuntamientos cerramos con déficit. Nosotros cerramos con más de 800 millones de euros de déficit en 2008 y eso me genera retraso en pagos.

P. ¿Qué va a suponer para el Ayuntamiento que a partir del próximo año no puedan pedir ni un solo crédito?

R. Supondrá dos cosas. Una, suspender todas las obras que estén en marcha. En el Ayuntamiento de Madrid, incumpliendo el programa electoral, hemos decidido no iniciar muchas obras. Pero otras que ya están en curso a un 70% de ejecución y que se iban a acabar en los primeros seis meses del año tendrán que suspenderse. El Ministerio de Economía y Hacienda nos ha dicho que no pasa nada, que es lo que hay que hacer, pero eso va a generar destrucción de empleo.

P. ¿Qué ha supuesto el Plan E para el Ayuntamiento? ¿Estaríamos sin él en peores condiciones?

R. El plan es neutro completamente desde el punto de vista de las haciendas públicas. Lo que ha hecho el Plan E es permitir a los Ayuntamientos cumplir mejor su programa electoral. Ni más ni menos. El Plan E no ha mejorado en nada la situación económica de los Ayuntamientos y ha mejorado muy poco el empleo, que era para lo que estaba planteado.

P. ¿Hay algo que el Ayuntamiento pueda vender o privatizar para aumentar sus ingresos?

R. No. Hemos estado viviendo muchos años de ingresos atípicos como la venta de suelo. Ahora mismo no hay operaciones de privatización. Y de venta, el único patrimonio que tenemos es el suelo y ni en este momento, ni en este año, ni en el siguiente, ni el siguiente... En los próximos cinco y 10 años no va a ver venta de suelo, porque los bancos tienen un stock de suelo superior al que tienen las Administraciones públicas.

P. ¿Por qué hay un nuevo aumento, anunciado a principios de este año, de 24 millones en el presupuesto de rehabilitación del Palacio de Cibeles, que alcanza ya los 100 millones?

R. Convertir el Palacio en sede municipal y centro cultural es una decisión que viene de la anterior legislatura, cuando la situación era completamente distinta. Hoy no tomaríamos esa decisión. Yo puedo parar las obras mañana, pero también voy a dejar a 150 personas en la calle. Creo que era preferible no iniciar obras y terminar las que estaban en ejecución. Sé que eso queda muy bien cuando hablamos de una biblioteca, pero queda muy mal cuando hablamos del edificio de Cibeles, que la gente sigue identificando, por la adulteración del mensaje que lanza la oposición, con el despacho del alcalde. Y Cibeles no es el despacho del alcalde. Es un centro cultural, una sala de exposiciones a la que accederán todos los madrileños. Merece la pena terminar lo que tenemos.

P. ¿Cuándo se va a producir la reforma de la financiación local?

R. No se va a producir, es imposible. Por primera vez el Gobierno lo ha reconocido. El ministro Manuel Chaves anunció que la reforma de la financiación local se hará cuando cambien las circunstancias económicas actuales. A mí lo que me choca es que hace un año, en plena crisis económica, se afrontó la reforma de la financiación autonómica, aportando anualmente a las arcas autonómicas 9.000 millones de euros. Si la crisis no fue impedimento para reformar la financiación autonómica, no sé por qué lo es para reformar la financiación local.

El concejal de Hacienda, en una de las salas de la Concejalía de Hacienda.
El concejal de Hacienda, en una de las salas de la Concejalía de Hacienda.LUIS SEVILLANO

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 21 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50