Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corbacho da hoy a los agentes su esquema de reforma laboral

Último intento de acuerdo en un clima pesimista

Sindicatos y empresarios conocerán hoy el primer esquema de la reforma laboral que el Gobierno prepara para la próxima semana. Con la certeza de que el Consejo de Ministros aprobará el día 16 cambios sustanciales en el mercado de trabajo , el Ejecutivo y los agentes sociales se dan la última oportunidad para alcanzar un pacto, al menos en algunas de las medidas previstas. Consciente de que las novedades más polémicas difícilmente contarán con el aval de las partes, el Ministerio de Trabajo ha elaborado un documento que delimita los márgenes de la negociación, según explican fuentes conocedoras del proceso.

"La reunión de mañana [por hoy] será la última", zanjó ayer el ministro, Celestino Corbacho, que anunció concreciones para esta tarde. El texto que se pretende entregar a los líderes de UGT, CC OO y la CEOE recoge los elementos que más acuerdo suscitaron desde el principio y aquellos en los que es más difícil pero puede haber alguna coincidencia . El primero con amplio consenso es el fomento del empleo juvenil. Se trata de centrar en este colectivo la mayor parte de las bonificaciones a la contratación y de incentivar el uso del contrato de formación, ahora residual. Derivada de esta medida aparece una reordenación de las bonificaciones al empleo, poco focalizadas en los colectivos que más las necesitan. También saldrá adelante la adaptación del modelo alemán de reducción de jornada como alternativa a los despidos.

Si la negociación fracasa, el Gobierno iniciará una ronda parlamentaria

El Gobierno se plantea abordar también las medidas referentes al despido, aunque consciente de lo alejadas que están las posturas. Por ejemplo, en la extensión del contrato indefinido con indemnización más baja (33 días) a las nuevas contrataciones y la redefinición de las causas de despido para que las empresas encuentren más fácil argumentar motivos económicos en los tribunales.

El contrapeso de esas medidas, hostiles para los sindicatos, vendrá con las trabas a la temporalidad, especialmente al contrato de obra. El Ejecutivo renuncia a hacerlo mediante un encarecimiento de la cotización con el argumento de que la crisis desaconseja elevar los costes laborales.

Si la negociación de hoy fracasa, como esperan todas las partes , el Gobierno iniciará inmediatamente los contactos con los grupos parlamentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 2010