Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

Zapatero aprobará la reforma laboral el próximo 16 de junio "haya o no acuerdo"

CC OO advierte de que el anuncio "desincentiva" la búsqueda de un pacto.- El presidente argumenta que el mercado "necesita señales de calma y confianza"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado que aprobará dentro de dos semanas, el próximo miércoles 16 de junio, la reforma laboral en Consejo de Ministros "se produzca acuerdo o no" en la mesa del diálogo social. La elección de esta fecha no es gratuita ya que permitirá al Ejecutivo acudir al Consejo Europeo que se celebra al día siguiente en Bruselas, el que cierra la presidencia de turno europea de España, con el proyecto bajo el brazo.

Que habrá reforma hace semanas que es seguro, pero que sea con un acuerdo parece imposible. Sobre todo tras la "fecha de caducidad" al diálogo social que ha anunciado Zapatero. Según ha denunciado CC OO en declaraciones a EP en las que también critican el "tono conminativo" del presidente, el adelanto "desincentiva" la búsqueda de un pacto con la patronal. Desde UGT, el nuevo plazo de dos semanas "entra en la horquilla" prevista por el Ejecutivo, aunque han recordado que "aún es tiempo" de negociaciones. En donde sí coinciden de forma clara ambas centrales es en pedir al Gobierno "claridad" en sus propuestas y que empiece a "hablar de contenido". También en la advertencia de que si con la reforma se "lesionan" los derechos de los trabajadores, "responderán de manera proporcionada", lo que incluye la amenaza de una huelga general.

"Una buena reforma laboral hará que la esperanza que implica el descenso del paro de mayo se profundice"

Según ha defendido Zapatero, la reforma "es necesaria para ayudar a crear empleo y que haya una contratación estable", pero también para dar "señales de calma y confianza desde España" a los mercados. Además, ha adelantado que ya tiene perfilado el contenido del decreto y que los cambios afectarán "a aspectos esenciales del mercado laboral". En el caso de que finalmente sí haya acuerdo entre los agentes sociales, algo que "no es nada fácil" de lograr, según ha reconocido el propio presidente, el Gobierno incorporará su contenido al proyecto.

Sobre el dato del paro registrado conocido hoy y que supone el mejor mes desde el inicio de la crisis por el descenso en 76.223 personas, el jefe del Ejecutivo ha celebrado que es "muy buen dato". Preguntado sobre el hecho de que sigue cayendo en términos desestacionalizados, ha respondido que "todos los datos son estacionales" y ha insistido en que es "esperanzador". "Una buena reforma hará que la esperanza que implica este dato se profundice", ha añadido.

El anuncio que ha hecho Zapatero en la rueda de prensa posterior a su entrevista con el primer ministro de Pakistán, Yusaf Raza Gilani, en el Palacio de La Moncloa, llega en un momento en el que las negociaciones entre patronal y sindicatos atraviesan sus últimas horas tras más cuatro meses de contactos. Aunque aún no tiran la toalla de cara a la opinión pública ya que ninguno quiere aparecer como el culpable de su fracaso. Por este motivo, las partes han acordado volver a reunirse esta tarde para intentar lograr un acuerdo, pero la distancia que separa a los sindicatos y la patronal parece insalvable.

Consciente de que los organismos internacionales y los mercados en general han reclamado insistentemente a España que flexibilice el mercado de trabajo como señal de confianza, el Ejecutivo no ha esperado al final oficial de las negociaciones para empezar a preparar el decreto de la reforma. De no producirse el acuerdo, el documento final intentará combinar medidas reclamadas por los sindicatos con otras del agrado de la patronal.

En esa línea, el texto generalizará el contrato indefinido de 33 días de indemnización para los nuevos empleos. Se trata de ampliar a otros colectivos (los parados y las conversiones de temporales a fijos) el llamado contrato de fomento de la contratación indefinida, de forma que el ordinario (45 días por año) se mantenga sólo para los ya en vigor y para fichajes. Del lado de los sindicatos, el Ejecutivo pretende endurecer las causas por las que el empresario puede acogerse a la contratación temporal. Aunque la legislación las acota, en la práctica esta modalidad se ha convertido en la vía flexible de acceso al mercado laboral. En su propuesta del 12 de abril, el Ministerio de Trabajo abogaba por fijar plazos máximos para el contrato de obra (ahora ilimitado) y prescindir del contrato eventual para actividades estacionales cíclicas, como el turismo.

Pese a la voluntad del Gobierno de tratar de contentar a todas las partes, los sindicatos temen que la reforma final del Ejecutivo se decante más por satisfacer las demandas de la Unión Europea, la OCDE, el FMI y los mercados que de proteger a los trabajadores. En opinión de las centrales, el giro que ha dado el Ejecutivo en su política económica tras aprobar el recorte del gasto social para reducir el déficit no induce a esperar nada bueno. Por este motivo, han advertido con insistencia en los últimos días de que convocarán una huelga general en el caso de que el decreto resulte lesivo contra los intereses de los trabajadores.

Montoro: "El tiempo se ha acabado"

El coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, ha urgido hoy a acometer "una reforma laboral completa" en España, "se haga con acuerdo o se haga sin acuerdo", por considerar que "el tiempo se ha acabado" tras "dos años hablando de reformas laborales y confiando en un diálogo social que se está haciendo infinito".

"Se haga con acuerdo o sin acuerdo, lo que necesitamos es que se haga una reforma laboral completa", ha afirmado. Montoro, no obstante, ha manifestado que esta no es la única reforma importante porque el problema del paro no se va a resolver "con nuevos contratos". En este sentido ha defendido la necesidad de llevar a cabo cambios en el sector público, el área tributaria, el sector bancario y el energético.

Más información