Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones en Colombia

Un ex jefe policial huido acusa a un hermano de Uribe de colaborar con los paramilitares

Juan Carlos Meneses, ex mayor de la Policía Nacional de Colombia, dice tener las pruebas que faltan para incriminar a Santiago Uribe, hermano menor del presidente Álvaro Uribe Vélez, como líder de los grupos paramilitares que en la década de los noventa asesinaron a más de 50 personas en el departamento noroccidental de Antioquia. Meneses -42 años, retirado de la policía desde 2004- confiesa haber participado en la planificación de al menos 10 de estos homicidios que, según su testimonio, fueron ordenados por Uribe y ejecutados con pleno apoyo de la Policía Nacional por el grupo conocido en Colombia como Los 12 apóstoles.

Los apóstoles fueron bautizados como tales en 1994, cuando fue denunciada la existencia de un escuadrón de la muerte en el municipio antioqueño de Yarumal, que elegía por objetivos a supuestos colaboradores de la guerrilla, narcotraficantes y maleantes. Las investigaciones de la fiscalía apuntaron al párroco del pueblo como colaborador de este grupo y de allí vino el nombre. Juan Carlos Meneses, comandante de la policía de Yarumal en 1994, fue a la cárcel dos veces por algunas de estas muertes. También sonó el nombre de Santiago Uribe, hermano del entonces senador Álvaro Uribe Vélez, como uno de los implicados. Pero el caso fue archivado. Esta es la primera vez que un alto cargo como Meneses avala con su testimonio las pruebas que ya habían ofrecido a la fiscalía los familiares de las víctimas y testigos sin rostro que participaron de estas acciones.

Meneses dice haber conocido a Santiago Uribe y sus supuestas prácticas paramilitares cuando asumió la comandancia de policía. "Uribe tenía una hacienda. Fui llevado ahí y me presentaron a Uribe, que me dice: 'Nosotros tenemos acá a unas personas que son las encargadas de colaborar en la lucha contra la delincuencia. Lo que quiero es que usted colabore para que este grupo pueda actuar sin que la policía les vaya a capturar", sostiene Meneses. En reuniones posteriores, Uribe le habría mostrado a Meneses una lista de 25 personas que debían ser asesinadas para garantizar la seguridad de la zona. "Usted esté tranquilo, que esto lo saben los altos jefes suyos. Además, mi hermano Álvaro Uribe tiene conocimiento de esto y él tiene muy buenos amigos, en caso de que tengamos problemas", dice Meneses que le dijo Uribe.

Ahora Meneses habla desde Caracas. Llegó a Venezuela en octubre de 2009, huyendo de las amenazas de muerte en su contra. Dice que por esa causa no ha confesado hasta ahora. Para el ministro de la Defensa de Colombia, Gabriel Silva, estas declaraciones son una "operación de inteligencia" ejecutada desde Venezuela para "desprestigiar" a Álvaro Uribe. Meneses niega todo vínculo con Hugo Chávez. Al ser consultado por EL PAÍS, vía telefónica, el hermano del presidente colombiano, Santiago Uribe, ha preferido no responder a las acusaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de mayo de 2010