Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una flotilla con ayuda humanitaria navega hacia Gaza

Israel advierte que impondrá el bloqueo

Más de 500 activistas navegan rumbo a Gaza cargados de miles de toneladas de ayuda humanitaria. La autodenominada "flotilla de la libertad" pretende atracar el próximo fin de semana en la ciudad de Gaza y burlar el bloqueo con el que Israel castiga desde hace tres años al Gobierno de Hamás y a los habitantes de la franja. A pesar de que el Gobierno israelí ha advertido que interceptará los navíos e impedirá que lleguen a puerto, los activistas se mostraban ayer decididos a seguir adelante con sus planes.

Los buques, de países como Turquía, Grecia, Reino Unido e Irlanda, transportan más de 10.000 toneladas de ayuda humanitaria, como medicinas, material de construcción, libros y casas prefabricadas. A bordo viajan unas 750 personas, entre activistas, políticos y periodistas procedentes de 60 países, informa Efe.

Manuel Tapyal es uno de los dos activistas españoles embarcados en la flotilla. Trabaja para la Asociación Cultura, Paz y Solidaridad Haydée Santamaría y explicaba ayer a este diario desde el sur de Turquía por qué se animó a participar: "Es una manera de romper un bloqueo que es ilegal". Reconoce, sin embargo, que no cuentan con un plan B y que no tienen muy claro qué pasará cuando los barcos israelíes acudan a su encuentro. "Confiamos en que la diplomacia internacional funcione. Israel está ante una situación difícil porque si nos detiene a todos se encontraría ante un conflicto diplomático con decenas de países", sostuvo Tapyal.

La flotilla viajaba ayer rumbo a Chipre, desde donde tenía previsto partir hoy rumbo a Gaza. Mientras, las autoridades israelíes acondicionaban a marchas forzadas centros para desembarcar a los activistas en el puerto de Ashdod, al sur del país. El Gobierno redoblaba esfuerzos para convencer a medios de comunicación de medio mundo de que sí permite la entrada de suficientes víveres a Gaza.

En Gaza pensaban algunos en cómo se repartirán las sillas de ruedas eléctricas o el material de construcción, si es que llegan. A otros les parecía bien que los extranjeros vengan a Gaza, pero les parecería mucho mejor poder viajar ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010