Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El mayor plan de ajuste de la democracia

El presidente afirma que aprobará el impuesto a las rentas más altas en "breves semanas"

Hace dos semanas, el Gobierno consideró que no era el momento de abrir el debate sobre el nuevo impuesto para las rentas más altas. El propio presidente del Gobierno zanjó el debate en un Consejo de Ministros agitado, pero ayer él mismo lo abrió de nuevo por sorpresa en el Pleno del Congreso de los Diputados.

José Luis Rodríguez Zapatero anunció que "en breves semanas" el Gobierno pondrá en marcha el nuevo tributo para "el objetivo de pedir un esfuerzo a los ciudadanos que tienen una alta capacidad económica".

No precisó más, aunque dejó entrever que no afectará al IRPF y que se aplicará a muy pocos casos. Así, aseguró que "no va a haber una afectación a los impuestos generales que tenemos y que no va a haber una afectación al 99,99% muy largo de la población española".

Fuentes de La Moncloa explicaron luego que la intención del Ejecutivo es empezar a estudiar en junio el proyecto de ley, para que inicie su trámite en lo que queda de año, para su entrada en vigor en 2011. Añaden que no se tocaría el Impuesto sobre la Renta (IRPF), ni el impuesto de sociedades y que sería más bien una especie de impuesto para grandes fortunas. Según el Gobierno, su puesta en marcha tiene una cierta complejidad técnica porque la mayoría de las grandes fortunas tiene el patrimonio a nombre de sociedades. Y, además, al haberse eliminado la pasada legislatura el impuesto de patrimonio, no existe la declaración de bienes más que para el Impuesto sobre la Renta y el de sociedades. Aunque no dio más detalles, ya de salida escuchó el rechazo del líder del PP, Mariano Rajoy, que era quien le formulaba la pregunta. "Subir impuestos y además reducir los salarios de las personas es muy malo para el consumo, y si además se le añade una subida del IVA es peor todavía; y sin consumo no hay actividad, no hay inversión y por tanto no hay empleo", le dijo el presidente del PP.

Elena Salgado, vicepresidenta segunda, dio luego una explicación que en otras circunstancias sería innecesaria: "Todo el Gobierno apoyará a Zapatero en el alza fiscal a rentas altas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010