El mayor plan de ajuste de la democracia

Zapatero se juega la legislatura en un voto al oponerse el PNV al recorte

La abstención de CiU, CC y UPN permitirá hoy la convalidación del decreto

Hoy es el día en que el futuro de Zapatero como presidente pende de un solo voto. Todos los ministros han sido alertados y los diputados socialistas advertidos seriamente de que a partir de las nueve de la mañana deben estar en sus escaños para la que, probablemente, será la votación más trascendente de la legislatura: la de la convalidación del decreto con los recortes sociales. El recorte tendrá solo los votos del PSOE y en el mejor de los casos para el Gobierno, saldrá adelante por una diferencia de un voto, que reflejará una enorme debilidad para capear el temporal, salvo que CiU cambie a última hora. La votación es tan importante como que hay quien vaticina que una derrota del Gobierno supondría el final abrupto de la legislatura.

El resultado previsto de la votación es de 169 votos a favor y 168 en contra
Más información
Gallardón da un tajo a las inversiones en Madrid y recorta 1.041 millones
La izquierda propone un plan para recaudar 8.000 millones
El PP asegura que se pueden cortar 3.000 millones en eventuales
El Gobierno no precisa quiénes forman el club de los más ricos

Al PSOE le vale mayoría simple, es decir, más votos a favor que en contra. Hasta ayer, el Gobierno daba por hecha la abstención de CiU, PNV, Coalición Canaria y UPN y solo los votos en contra del PP, UPyD y la izquierda (ERC, BNG, IU, ICV y Nafarroa Bai). Sin embargo, por la tarde, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, anunció el voto en contra de sus siete diputados "por su desacuerdo tanto de forma como en el fondo", informa Alberto Uriona.

El líder peneuvista censuró que no se convoque una gran mesa de diálogo, "equiparable a los Pactos de La Moncloa", y que las medidas no sean diferenciadas para las comunidades "que hemos hecho los deberes", en alusión a Euskadi. Urkullu enfatizó que han buscado el acuerdo y que el martes enviaron una carta al Gobierno con sus propuestas, como no aplicar la reducción de sueldos de los funcionarios, mantener las pensiones y que no se reduzcan las inversiones. "No hemos obtenido respuesta salvo derivarlo a los Presupuestos", dijo. Urkullu criticó la "confusión, la falta de concreción, la improvisación y la falta de criterio".

El cambio de actitud del PNV tiene un valor político enorme, porque fue el partido que le permitió a Zapatero sacar adelante los últimos Presupuestos y está llamado a hacer lo mismo con los del año próximo. CiU y CC se abstienen por responsabilidad, pero después de un debate muy duro en sus partidos con los que querían votar en contra. Si no hay ausencias, el sí tendrá 169 votos y el no 168, más 13 abstenciones. El PP tiene a un diputado enfermo y la diferencia podría ser de dos, pero en todo caso será muy justa la votación. El PP confirmó ayer que votará no porque el decreto incluye la congelación de las pensiones, pese a que anteayer el Congreso y ayer el Senado votaron en contra de esa medida, con el apoyo de todos los grupos, salvo el PSOE. Si el Gobierno supera esa votación hay otra más que a los socialistas les tiene preocupados: la petición de que el decreto se tramite como proyecto de ley. Es decir, que a ese texto ya en vigor se le puedan introducir cambios. Al Gobierno le aterra esta posibilidad, porque le pondría en serios aprietos en Europa. Esta votación está en el aire, porque CiU y CC rechazan puntos concretos, como el de las pensiones, y ayer no habían decidido aún qué harían. Una derrota del Gobierno, en este punto y momento, dejaría también a Zapatero tambaleándose.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
El presidente ha salvado 'in extremis' la votación para convalidar las medidas de ajuste del gasto público
El presidente ha salvado 'in extremis' la votación para convalidar las medidas de ajuste del gasto públicoULY MARTÍN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS