Merkel se enfrenta a los Estados para prorrogar las nucleares

Prevé derogar el abandono planeado por Schröder sin pasar por el Senado

La vuelta a la energía nuclear anunciada por Angela Merkel en su campaña electoral ha resultado mucho más difícil de lo que el Gobierno alemán esperaba. El Ejecutivo estudia modificar la ley que establecía el cierre nuclear para 2021; pero sin el respaldo de los Estados federados para evitar su posible negativa. La cuestión ha abierto grietas en el partido de Merkel, la CDU, y ha resucitado el movimiento antiatómico.

Más que un regreso a la nuclear, en el caso de Alemania se trata del abandono del apagón atómico. El Gobierno de Gerhard Schröder (SPD) aprobó en 2004 una ley, considerada en su momento muy atrevida, que establecía el cierre paulatino de las nucleares de Alemania (una al año), hasta el abandono definitivo en 2021. Las 17 reactores nucleares alemanas producen un 25% de la electricidad del país, que es líder en renovables.

Discrepancias sobre si la reforma legal requiere el 'sí' de la Cámara alta

Sin embargo, Merkel -respaldada por sus socios de Gobierno, los liberales del FDP, tradicionalmente defensores de los intereses de las eléctricas- propuso durante la campaña electoral de 2009 el aplazamiento de esta fecha límite, y defendió el uso de la nuclear como "energía puente" hasta que se encontrara una tecnología alternativa.

La apuesta nuclear de Merkel se inscribe en una tendencia mayor: mientras el ruso Vladimir Putin promete a Italia ayuda para reconstruirlas centrales, abandonadas con un referéndum en 1987, Barack Obama avala con dinero público la construcción de nuevos reactores en Estados Unidos. Pero la canciller se ha topado con un delicado asunto formal que se interpone en su proyecto. La reforma de la ley nuclear de Schröder está lista y el Parlamento podría aprobarla en cualquier momento. Pero hace dos semanas, Merkel perdió la mayoría en la Cámara alta, compuesta por los representantes de los Estados federados, al perder las elecciones en un Estado clave: Renania del Norte-Westfalia. La Cámara tiene que aprobar el 70% de las leyes.

Ahora, el ministro de Medio Ambiente, Norbert Röttgen, ha sugerido que la ley no requiere la aprobación de los Estados federados, consciente de que podría ser rechazada en el Bundesrat; una sugerencia que ha enfadado a varios representantes regionales de su partido, la CDU.

El jefe de Gobierno del Estado de Baden Wüttemberg, Stefan Mappus, ha pedido la dimisión del ministro Röttgen. Su homólogo de Sarre, Peter Müller, un democristiano que gobierna en coalición con liberales y verdes, anunció ayer su intención de mantenerse "fiel al abandono de la nuclear", y destacó que "los Estados federados son responsables de aplicar la ley. Una prolongación [de la vida de las nucleares] implica para ellos obligaciones sustanciales. Por esta razón su aprobación [en el Bundesrat] es fundamental".

Este argumento, que también esgrime la oposición, es jurídicamente discutible. Según explicó el constitucionalista Christoph Degenhart, el experto llamado a aclarar el asunto, la prórroga se podría aprobar, en principio, sin el Bundesrat. "Sólo existe obligación de aprobación [de la Cámara alta] en el caso de un aumento substancial de los gastos de administración de los Estados federados", aseguró. Es decir, no en este caso, ya que se trata "simplemente" de modificar una ley existente.

Mientras, los alemanes están divididos en las encuestas, que a su vez no coinciden. El instituto Forsa asegura que el 61% no considera una buena idea abandonar la energía nuclear antes de disponer de la energía equivalente de fuentes limpias. Según la encuestadora Emind, en cambio, el 63% está a favor de un abandono "lo más rápido posible" de la energía atómica.

La canciller Angela Merkel, en el Parlamento el pasado 21 de mayo.
La canciller Angela Merkel, en el Parlamento el pasado 21 de mayo.AP

El renacer atómico

- EE UU. El presidente Barack Obama ha anunciado la concesión de avales públicos para construir dos nuevas centrales, las primeras desde que en 1979 la central de Three Mile Island sufrió un accidente.

- Finlandia. El país nórdico construye una central con tecnología francesa. Pese a que sufre fuertes retrasos de más de tres años, el país ha aprobado la construcción de otras dos plantas.

- Italia también ha anunciado la construcción de nuevas plantas y China, India, Corea o Japón tienen ambiciosos planes atómicos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS