Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero | La presión internacional

EE UU niega presiones a España por la política económica

Cree "exagerada" la interpretación de la llamada a Zapatero

La Administración estadounidense negó ayer que Barack Obama tenga intención de presionar al Gobierno de España sobre su política económica y aseguró que la llamada del presidente norteamericano, el martes, al presidente del Gobierno español es parte de las discusiones que mantiene desde hace días con líderes europeos sobre los problemas que amenazan a distintos países de esa región.

"En los temas económicos estamos todos unidos y es lógico que el presidente de Estados Unidos se interese por las medidas que se están tomando en Europa", dijo una fuente de la Administración, que admitió su sorpresa por algunas interpretaciones "muy exageradas" que se han dado a la mencionada conversación telefónica.

Esa fuente precisó que la llamada a Zapatero, que duró unos 20 minutos, se produjo después de las que Obama hizo en días anteriores al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y a la canciller alemana, Angela Merkel, y no tenía más propósito que el de "animar al presidente del Gobierno español a tomar las medidas que la situación requiere".

Según el citado portavoz, el interés de Obama en hablar con Zapatero "se comprende por la simple lectura de los periódicos", que diariamente se hacen eco del riesgo de que España pueda contagiarse de los problemas ocurridos en Grecia y agravar la crisis actual. "Si hubiera alguna intención de presionar, no se habría hecho pública la conversación", admitió.

"Es completamente natural expresar preocupación por el peligro de que se extienda la crisis griega, pero nadie debe de entender la manifestación de esa preocupación como una forma de intervención en los asuntos de otro país", insistió la misma fuente.

Tras la conversación telefónica, la Casa Blanca, como es norma en estos casos, hizo pública una nota en la que informó de que ambos líderes habían "discutido la importancia de que España aborde acciones resolutivas como parte de los esfuerzos de Europa de fortalecer la economía y construir la confianza de los mercados". Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo el martes que Zapatero informó a Obama de las medidas económicas que anunciaría un día después y que el presidente norteamericano le respaldó en esa iniciativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 2010