Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero

Obama apoya las medidas de Zapatero y desmiente cualquier intromisión

El Gobierno norteamericano sale así al paso de las sospechas de haber presionado al presidente español y califica el recorte de "valiente paso"

Barack Obama apoyó ayer las medidas económicas anunciadas el miércoles por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y precisó que "sólo los dirigentes españoles saben lo que es adecuado para España", desmintiendo cualquier sospecha de que el presidente norteamericano intente inmiscuirse en la política económica española.

Mediante una nota del portavoz del Consejo Nacional de Seguridad (CNS) de la Casa Blanca, Mike Hammer, el Gobierno norteamericano quiso salir al paso ayer de forma oficial a las sospechas suscitadas en España de que, en su conversación telefónica del martes, Obama hubiera presionado a Zapatero para tomar las medidas que anunciaría un día después.

Obama, no obstante, respaldó ayer esas medidas, que la nota del CNS califica de "valientes pasos" para "ayudar a hacer frente a la situación económica de Europa y a construir confianza en los mercados". El presidente norteamericano entiende, según el comunicado, que "estas son medidas difíciles de tomar" y que "en su aplicación, España tiene todo el apoyo".

El comunicado añade: "En su llamada anterior, esta semana, el presidente dejó claro que sólo los dirigentes de España sabrán lo que es correcto para España".

Esta reacción del órgano que dirige la política exterior en la Casa Blanca es la prueba de la atención con la que se sigue en estos momentos la evolución de las dificultades económicas españolas y, al mismo tiempo, de la preocupación que provocó en Washington la interpretación mayoritaria de los medios de comunicación españoles sobre la conversación entre Obama y Zapatero.