Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero

El PSOE pide a sus cargos que no hablen de una subida de impuestos

Izquierda Socialista y De la Rocha demandan "equidad en el sacrificio"

Ante la trascendencia de las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno, la dirección del PSOE pide a su partido cohesión y prudencia. De momento, sólo los diputados de Izquierda Socialista y el parlamentario Manuel de la Rocha, vinculado a UGT, piden "un debate para buscar medidas que consigan la equidad en los sacrificios". No obstante, la preocupación y "la consternación" eran ayer evidentes entre parlamentarios y cuadros políticos regionales y provinciales consultados por este periódico. Pero la dirección socialista está muy segura de que todos los militantes defenderán las medidas.

Ahora bien, el PSOE quiere atajar la posibilidad de que el mensaje se disperse y ocasione confusión. Así, la dirección ha pedido a su partido que "no entre en detalles" sobre las medidas, entre otras cosas porque aún están en elaboración. La instrucción queda clara en el escrito que recibieron ayer los parlamentarios y los cargos orgánicos e institucionales del PSOE. "Os pedimos que no entréis en detalles sobre las medidas relacionadas con la bajada del sueldo de los funcionarios y sobre el establecimiento de un nuevo impuesto a las rentas altas". El escrito continúa: "En cuanto a los detalles de estas medidas, hay que remitirse al Consejo de Ministros del próximo 21 de mayo".

Los socialistas aseguran que no piensan en subidas en la renta

A la dirección del PSOE le importa mucho que no se hable de una posible subida de impuestos, a la que dio cierto pábulo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en respuesta al diputado de ICV, Joan Herrera, que le pidió cargar el esfuerzo en las rentas altas. Con diferentes palabras se han aproximado a lo dicho por el presidente la vicepresidenta económica, Elena Salgado; el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, y el ministro de Fomento, José Blanco, lo que se ha interpretado como "contradicciones".

Pero los pocos que saben a qué se refiere el presidente aseguran que no hay tales contradicciones, sino "contención", porque no quieren desvelar el contenido de próximas medidas. Los citados las conocen. Sólo llaman la atención sobre el hecho de que ninguno ha defendido la subida del IRPF en los tramos más altos, sino que sugieren propuestas para "los que más tienen". En el recorrido que los ministros y los dirigentes socialistas -José Antonio Alonso, Eduardo Madina, Leire Pajín, Elena Valenciano, Antonio Hernando y Gaspar Zarrías- hicieron por numerosos medios de comunicación para justificar las medidas del recorte, ninguno se refirió a la subida del impuesto de la renta. "Hay otras posibilidades", trató de zanjar Blanco.

Además, en la reunión de los barones territoriales de la tarde del miércoles en la sede federal del PSOE en Madrid, el propio Zapatero apuntó a "los que más tienen" como los sectores a los que se pedirá un esfuerzo. Era una respuesta a las intervenciones de los secretarios generales que demandaban precisamente gestos de equidad.

Esto es lo que reclama la corriente Izquierda Socialista en voz de sus dos parlamentarios, Juan Antonio Barrio de Penagos y José Antonio Pérez Tapias. "Vamos a pedir un debate en el partido y en el grupo parlamentario para arbitrar medidas de equidad en los sacrificios", señala Barrio de Penagos.

En línea con la opinión de los sindicatos, el diputado socialista por Madrid Manuel de la Rocha considera que estas medidas suponen "una derrota de la democracia frente a los poderes económicos y de la izquierda razonable de Europa frente a la manada de lobos de los mercados, que, además, carga el peso sobre sectores que tienen poco". Para compensar, propone medidas "sobre la banca y las rentas altas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2010