Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero

La respuesta de los sindicatos al recorte arranca con una huelga de funcionarios

Los empleados públicos están convocados a movilizarse el próximo 2 de junio - Ni UGT ni CC OO descartan el paro general tras una reunión "dura" con Zapatero

Los sindicatos han comenzado a esbozar su respuesta a las drásticas medidas de ajuste presupuestario anunciadas por el Gobierno. Y han comenzado a hacerlo por donde van a empezar los recortes, por los empleados públicos (2,7 millones). A partir de junio, los funcionarios verán menguar su nómina. Y por eso UGT, CC OO y CSI-CSIF les han convocado a ellos primero a una protesta ante las delegaciones del Gobierno el 20 de mayo y a una huelga el 2 de junio. No es que los sindicatos rechacen recurrir a su arma más dura, la huelga general. "No descarto ningún escenario", declaró ayer Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC OO, a la salida de su encuentro con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Hoy se reúnen órganos directivos de ambas centrales y es casi seguro, afirmaba ayer un dirigente sindical, que habrá demandas en ese sentido.

Díaz Ferrán ve "positivas" las medidas de ajuste del Gobierno

Pero por el momento ese arma parece reservada para más adelante. "No vamos a cooperar al deterioro de la situación y hacer el juego a algunos", respondió Toxo, preguntado repetidamente por si contemplaba convocar una huelga general. "Nuestra respuesta es calibrada y más responsable que el ajuste del Gobierno", describía un alto dirigente sindical.

Cándido Méndez, líder de UGT, y Toxo se reunieron a mediodía durante dos horas con Zapatero en La Moncloa. Buscaban aclaraciones sobre el recorte presupuestario de 15.000 millones en dos años, que se traducirá en la rebaja salarial para los funcionarios y la congelación de las pensiones, ambas medidas tomadas por primera vez en democracia. El encuentro fue "duro", definió Toxo.

A Méndez le pareció que Gobierno y sindicatos hablaban en registros diferentes. Uno, Zapatero, defendía sus históricas medidas de ajuste; otros, los sindicalistas, proponían alternativas. En vez de reducir gastos, estos defienden que se suban, recuperando el tributo sobre el patrimonio y el de sucesiones, y que se aplique una mayor lucha contra la economía sumergida. No encontraron eco.

Lo que sí hallaron los líderes sindicales fue el respeto de Zapatero a las protestas y a la convocatoria de huelga (la cuarta de la democracia). El presidente se mostró comprensivo con la respuesta sindical. Pero al final de la cita, las cosas se quedaron como estaban. "Las aclaraciones de Zapatero nos han ratificado en nuestra oposición y rechazo", concluyó Méndez.

Temen los sindicatos que este recorte sea el anuncio de otros. "No nos consta que no vaya a haber más medidas. ¿Se van a quedar satisfechos los mercados?", inquirió Méndez. De ahí que entre bastantes dirigentes sindicales se piense que aún no ha llegado el momento de sacar su arma más contundente. Ahora, esto no quiere decir que no se vaya a responder. La convocatoria de los sindicatos de funcionarios va a encontrar el apoyo de las organizaciones. Y en las citas que hoy tienen la Comisión Ejecutiva de UGT y los secretarios generales de CC OO (sectoriales y regionales) se estudiarán más respuestas, en lo que parece el inicio de una escalada de protestas. De hecho, hay voces que no descartan que se baraje el paro general.

En contra de esta apuesta está el hecho de que todavía se negocia la reforma laboral. Ambas partes, Gobierno y sindicatos, mostraron ayer su disposición a continuar con las conversaciones y tratar de lograr un acuerdo antes de que acabe el mes. A pesar de la declaración de intenciones, tanto Toxo como Méndez advertían de ese golpe a la negociación. "El decreto ley [en referencia al procedimiento elegido por el Gobierno para llevar adelante las medidas] se cobra una primera víctima: la del diálogo social entre sindicatos del sector público y Administración", explicó Méndez.

En las antípodas sindicales se situó el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. Tras escuchar las explicaciones del Gobierno en una reunión vespertina, a la que también acudió el presidente de CEPYME, Jesús Bárcenas, Díaz Ferrán definió como "positivo" el ajuste. "El país no está para huelgas", continuó. Sobre su situación al frente de la patronal por sus problemas empresariales, intentó zanjar el tema: "Yo desde luego, no voy a dimitir".

Las fechas clave

- El plan del Gobierno se aprobará previsiblemente por decreto ley en el Consejo de Ministros del 21 de mayo.

- El techo de gasto y las previsiones económicas para 2011 se trasladarán ese día al Congreso. La proyección de crecimiento del 1,8% del PIB se verá rebajada en décimas.

- Los sindicatos anuncian protestas desde el día 20.

- Los funcionarios harán huelga el 2 de junio.

Derecho restringido

- España tiene 2,7 millones de trabajadores públicos, que hacen funcionar a colegios, hospitales, transporte público, cárceles, aeropuertos, comisarías, cuarteles, estaciones, museos, universidades, etcétera.

- La Constitución "reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses". (art. 28.2)

- Prevé que una ley dicte "las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales", pero nunca ha sido desarrollada.

- El derecho a la huelga está reglado por un decreto de 1977 y por el Constitucional.

- Figura en esta ley que los paros en servicios públicos deben avisarse con 10 días de antelación y publicitarse.

- A los de "reconocida e inaplazable necesidad", si "concurren circunstancias de especial gravedad", el Gobierno les podrá dictar "las medidas para asegurar su funcionamiento".

- Restringido en algunos casos. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y los militares no tienen derecho a la huelga.

- Y en lo que se refiere a los jueces, no está regulado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2010

Más información