Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero

Llamazares llama a los ciudadanos a "enseñar los dientes"

El diputado de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, lanzó ayer una advertencia al Gobierno: o rectifica los recortes anunciados, o la huelga general "estará cantada".

"Cuando uno quiere más a los mercados que a los ciudadanos, los ciudadanos le vuelven la espalda", aseguró.

Tras el anuncio, el miércoles, de las medidas de reducción del déficit por el presidente del Gobierno -bajar el sueldo a los funcionarios un 5%, congelar las pensiones en 2011, y recortar el presupuesto para la ley de dependencia o la ayuda al desarrollo, entre otras-, el representante de IU en el Congreso se mostró convencido de que habrá una "respuesta general" al "giro copernicano" del Ejecutivo en su política social.

En su opinión, las iniciativas avanzadas por el presidente del Gobierno son las primeras de una etapa de "ajuste duro", por lo que urge que los ciudadanos "enseñen los dientes" a los mercados "voraces e insaciables".

"Los trabajadores de este país siempre han sabido reaccionar y ahora lo harán ante esta ofensiva contra sus derechos", apostilló el ex coordinador general de IU antes de sentenciar: "El Gobierno ha cruzado todas las líneas rojas y ha pasado al azul neoliberal".

"Ataque sin precedentes"

Para Llamazares, el Gobierno de Zapatero, ahora mismo, tras las "presiones" de los mercados y las exigencias de la Unión Europea y de Estados Unidos, tiene "poco margen de maniobra", toda vez que "se ha convertido en un eco" de los propios mercados.

El presidente del Gobierno ha caído, según Llamazares, en la "suplantación" de su propia identidad, basada en la política social, y ha participado en un "ataque sin precedentes al Estado de bienestar" y en el "deterioro de los servicios públicos".

Llamazares acusó al Gobierno, además, de iniciar un ajuste que "pagarán los ciudadanos" y no los especuladores, que "se van de rositas", dijo, una vez más.

Por todas estas razones, el diputado de Izquierda Unida ha concluido así: "Habrá una respuesta con toda seguridad, primero en el Parlamento, que será beligerante, y en la calle, donde habrá una respuesta de los trabajadores". Esa "respuesta general" -Llamazares no mencionó la palabra huelga- está "cantada", según el diputado de IU, porque es un desenlace "inevitable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2010