El sumario de Gürtel acorrala al PP

El PP avala a Cascos en su denuncia "política" a la "policía de Rubalcaba"

De la Vega pide al ex ministro que vaya al juzgado y él responde que ya ha ido

"La policía que investiga al PP es una policía de camarilla; hay una camarilla policial, instalada en Canillas, dedicada a fabricar y preconstituir pruebas"... "La imparcialidad de instructores, policías y fiscales, no se da en estos momentos en el proceso que afecta al Partido Popular". Estas declaraciones de Francisco Álvarez-Cascos, vicepresidente del Gobierno en la etapa de José María Aznar, al programa Herrera en la Onda, de Onda Cero, provocaron que el PP volviera a situarse en su línea de defensa, basada en poner en duda la limpieza de la investigación del caso Gürtel. El Gobierno y la dirección del PSOE se han mostrado escandalizados y han emplazado a la dirección del PP para que exprese si comparte esas opiniones.

El ex ministro dice que con él "se preconstituyó una prueba falsa"

Más información

Y la dirección del PP lo ha hecho, a requerimiento de este periódico. Sólo quiere quedarse en la crítica a la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF). "El PP siempre ha criticado, como ha hecho el señor Álvarez-Cascos, y de forma contundente, a la UDEF", señalan fuentes oficiales de la dirección del PP.

Además, en un argumentario de uso interno de ese partido se afirma que "todos los informes de la UDEF, la policía de Rubalcaba, que ha hecho contra dirigentes del PP, en Valencia, Murcia y Canarias, han sido siempre desestimados por los tribunales de Justicia".

Los interlocutores oficiales del PP señalan que su crítica a esta unidad de la policía "es política", ya que si tuvieran pruebas susceptibles de llevar a los tribunales lo hubieran hecho.

"El PP mantiene su confianza absoluta en la justicia", señalan las mismas fuentes. Como complemento, la dirección del PP añade una coletilla: "Si el señor Álvarez-Cascos ha hecho estas declaraciones es porque tiene bases sólidas para hacerlas".

También la dirección del PP comparte con Cascos la crítica al juez Baltasar Garzón, que inició la investigación. "El juez Garzón es una anormalidad democrática que debería investigar el CGPJ", señaló el ex vicepresidente. Y la dirección del PP añade la "evidente animadversión de Garzón al PP, aunque nada hay que objetar al juez Pedreira", actual instructor.

Pero esas declaraciones han provocado que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, pida al ex ministro que "si tiene pruebas de sus acusaciones vaya a los tribunales o rectifique".

A este respecto, Álvarez-Cascos declaró a EL PAÍS: "Agradezco a la vicepresidenta su invitación para ir a los tribunales, pero debe saber que ya lo he hecho hace meses". Cascos se refiere a su requerimiento a la Fiscalía Anticorrupción y posterior escrito al juez Antonio Pedreira, instructor del caso Gürtel, para denunciar "hechos falsos y calumniosos", que le atribuían viajes privados a Canarias pagados por la red corrupta.

El ex ministro envió al juez Pedreira documentos notariales con las pruebas de que había contratado y pagado sus viajes con agencias ajenas a la trama corrupta. A este hecho se refiere Álvarez-Cascos cuando asegura: "En mi caso, esa policía ha preconstituido una prueba falsa y como eso puede haber mucho más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de abril de 2010.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50