Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El sumario de Gürtel acorrala al PP

Aguirre admite que destapó el caso sin saber qué había detrás

La dirigente del PP se atribuyó el origen de las investigaciones

La Comunidad de Madrid está infectada por el caso Gürtel. Contrató en 367 ocasiones a la trama corrupta, y un tercio de esas operaciones fueron irregulares, según un informe recogido en el sumario del caso hecho público esta semana. Por eso, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, se esfuerza estos días en lanzar una imagen de contundencia contra la corrupción. Habla del asunto en cada acto público en el que participa, exigiendo responsabilidades y firmeza.

Ese empeño provocó que el pasado jueves se atribuyera el inicio de las investigaciones de la trama Gürtel. "Me siento especialmente satisfecha de haber sido una parte importante, la causante, de que este caso se destapara", afirmó en una respuesta al PSOE en la Asamblea de Madrid. La presidenta exageró, y ayer tuvo que matizar sus palabras: "Hay que dar una explicación un poquito más extensa".

Aguirre relató que, cuando se atribuyó el inicio de esa investigación, se refería a su intervención en 2004 en el caso Majadahonda. En esa trama urbanística, la presidenta regional impidió que el alcalde madrileño vendiera dos parcelas del Ayuntamiento por un precio muy inferior al de mercado, tras ser alertada por 12 de los 15 ediles de su grupo municipal. "Lo hice sin saber nada de lo que había detrás", dijo. "No tenía ni idea de que todo esto tenía algo que ver con lo que ocurrió tres o cuatro años después".

El caso Majadahonda acabó con la dimisión del regidor, Guillermo Ortega, y la expulsión del PP de dos ex concejales que le apoyaban. Pero Aguirre colocó a Ortega al frente de una empresa de la comunidad. Ahora, aparece en el sumario como una de las personas que más dinero y regalos recibió del entramado de Correa, cabecilla de la red corrupta. Además, uno de esos ediles expulsados del PP, José Luis Peñas, fue quien denunció a la trama ante la Fiscalía Anticorrupción.

Aguirre insiste en que ha sido siempre contundente contra los corruptos. Pero en el sumario se incluye una carta de funcionarios de Boadilla del Monte, otro de los epicentros de la trama, dirigida en 2007 a la presidenta madrileña, en la que le alertaban de las prácticas irregulares del alcalde, Arturo González Panero. En marzo de 2009, este ex regidor dimitió tras conocerse que estaba imputado por su participación en la red corrupta. Además, en septiembre de 2006, un concejal independiente de Boadilla del Monte alertó a Aguirre de otra adjudicación irregular. Tres años más tarde, la operación que el edil puso en conocimiento de Aguirre figura en el sumario como sospechosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de abril de 2010