Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Desafío en la Red

Google da un portazo a China

La multinacional desafía a Pekín dejando de filtrar sus contenidos y operando desde Hong Kong - La compañía admite que puede ser bloqueada por el régimen

Cumpliendo su promesa de acabar con la censura impuesta por Pekín a su buscador, Google desmanteló ayer su portal en China y redirigió las búsquedas a su página radicada en Hong Kong. Después de más de dos meses de negociación con el régimen chino, los directivos de la empresa en California han decidido que es imposible mantener una presencia online en aquel país y han optado por ofrecer una versión en chino de su buscador genérico, sin los filtros ni la censura que aplicaron a Google.cn desde su lanzamiento en 2006. Para ello han decidido someterse la legislación de Hong Kong, una región autónoma dentro de China desde 1997, que ofrece a sus ciudadanos una libertad mucho mayor en Internet.

"Queremos que la mayor cantidad posible de gente tenga acceso a nuestros servicios, incluidos los usuarios de China. Pero el Gobierno chino ha dejado muy claro en sus conversaciones con nosotros que la auto-censura es un requerimiento legal no negociable", dijo el vicepresidente ejecutivo David Drummond ayer por la tarde, en una entrada en el blog corporativo de la empresa. "Tenemos la esperanza de que el Gobierno de China respete nuestra decisión, aunque somos conscientes de que podría bloquear el acceso a nuestros servicios en cualquier momento".

Hong Kong se incorporó a China en 1997, bajo un acuerdo entre Londres y Pekín según el cual la antigua colonia británica mantendría un elevado sistema de autonomía durante 50 años. Las únicas normas de censura que se aplican en Hong Kong atañen a casos de pornografía online. "En Hong Kong se aplica la norma de un país con dos sistemas. Es el crisol de la disidencia china en Internet, tiene una libertad online que no existe en el resto del país. Movimientos políticos o religiosos que no son permitidos en China, como Falun Gong, operan libremente allí", explica Rebecca MacKinnon, una reputada investigadora de la Universidad de Princeton que hasta hace poco fue profesora en la Universidad de Hong Kong.

Ya sin censura

En el buscador de Google alojado en Hong Kong no existe ya ningún tipo de censura, en un claro desafío a Pekín. Aparecen búsquedas sobre la matanza de la plaza de Tiananmen en 1989, sobre el movimiento religioso de Falun Gong y sobre el Dalai Lama y la independencia de Tíbet. "El hecho de que sus servidores se alojen en Hong Kong implica que las autoridades chinas no podrán detener o procesar a ninguno de los responsables de mantener la página web", añade McKinnon. "El único recurso que le queda a Pekín es el bloqueo total de algunas páginas o del sitio completo. Si Pekín quiere censurarlo, deberá prohibirlo por completo".

En Hong Kong, una ciudad de siete millones de habitantes, se utiliza principalmente un chino escrito con caracteres denominados tradicionales. La empresa ha modificado su buscador Google.com.hk para que aparezca con un interfaz escrito con unos caracteres chinos simplificados, que son los que se utilizan en el resto de China, donde habita una comunidad de internautas que las últimas cifras oficiales colocan en torno a los 400 millones. Los internautas que se conecten a la red desde direcciones IP de Hong Kong seguirán teniendo acceso a una versión de la web en chino tradicional, como hasta ahora.

Google también anunció ayer que, de momento, sus oficinas en China seguirán en funcionamiento. Allí emplea a unas 600 personas, la mitad en el departamento de investigación y desarrollo y la otra mitad en el de ventas. "Aun así, el tamaño del equipo de ventas dependerá parcialmente de la capacidad de los usuarios de China de acceder a Google.com.hk", según aclaró ayer el vicepresidente en su blog. Además, aclaró que la decisión de abandonar la censura y su salida de China fue una decisión "tomada por los ejecutivos de EE UU, algo de lo que los empleados en China no pueden ni deben ser considerados responsables".

El anuncio de Google pone fin a más de dos meses de negociaciones con el régimen de Pekín para cumplir lo que la empresa prometió a sus usuarios: dejar de doblegarse ante las estrictas normas de censura de China, a las que sí se someten otras empresas como Microsoft o Skype. El anuncio inicial lo hizo la empresa en el mismo blog corporativo, el pasado 12 de enero, al revelar un ataque de hackers chinos, relacionados con el Gobierno de Pekín, contra sus servidores.

Microsoft, el último censor

El principal competidor de Google, Microsoft, queda ya como el último vestigio de la censura asumida por los buscadores norteamericanos en China. Bing, el buscador de Microsoft, sigue acatando voluntariamente las directrices del régimen. Yahoo sigue allí, pero sólo como una marca. Opera como una empresa local desde 2005.

Google desembarcó en China en 2005 y lanzó su buscador en 2006. Después de más de cuatro años de censura, la empresa deja el país con un digno 30% de cuota en el mercado de los buscadores locales, frente al 59% del líder, Baidu, según la consultora Experian Hitwise. Baidu aplica la censura que impone el régimen.

Entre esos antiguos competidores se repartirán ahora los despojos de Google, si el régimen acaba por bloquear totalmente el buscador alojado en Hong Kong. Un reciente análisis de JP Morgan auguraba unos ingresos anuales para Google en China cercanos a los 600 millones de dólares (440 millones de euros), una cifra ínfima comparada con los 23.000 millones de dólares (16.000 millones de euros) de ingresos de sus negocios globales en 2009.

Choque entre gigantes

- Mayo de 2005. Google obtiene una licencia de negocios para operar en China.

- Enero de 2006. Arranca Google.cn. La empresa reconoce que filtrará sus resultados para cumplir con las exigencias de la censura china.

- Febrero de 2006. Algunos medios informan de que Google opera en el gigante asiático sin licencia de proveedor de contenidos online. Google confirma que opera a través de la licencia de su socio, ganji.com

- Septiembre de 2009. El presidente de Google China, Lai-fu Lee, abandona la firma para fundar su propio negocio.

- Diciembre de 2009. Hackers chinos atacan los servidores corporativos de Google. Las direcciones IP que utilizan están asociadas a instituciones próximas al Gobierno de Pekín.

- Enero de 2010. Google anuncia que no seguirá censurando su buscador en chino y que se plantea cerrar su oficina en Pekín.

- Enero de 2010. Google consulta con el Gobierno de EEUU y el Departamento de Estado exige a Pekín una investigación exhaustiva sobre el ataque.

- Marzo de 2010. La vicepresidenta de Google, Nicole Wong, testifica en el congreso de EE UU en dos ocasiones y revela que la empresa está negociando una posible solución al problema con China y se niega a predecir una fecha para la posible salida.

- Marzo de 2010. Desde ayer, Google redirige las entradas en su buscador chino (.cn) al que gestiona, sin censura, en Hong Kong (.com.hk).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de marzo de 2010

Más información