Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China acusa a Google de incumplir el compromiso adquirido cuando entró en China

Pekín bloquea resultados procedentes de Google.com.hk.- Un funcionario estatal augura "tiempos difíciles" para el gigante de Internet en el mercado chino

La reacción de China ante el anuncio de ayer de Google de dejar de censurar su web en el país asiático no se ha hecho esperar. Pekín ha reaccionado de forma contundente, pero también cauta. La Oficina de Información del Consejo de Estado acusa a la empresa estadounidense de incumplir las condiciones bajo las que entró en el mercado chino en 2006 -es decir, la obligatoriedad de filtrar sus búsquedas-, mientras el Ministerio de Exteriores quiso desligar la decisión de la firma californiana de sus relaciones con Estados Unidos, que no atraviesan precisamente su mejor momento, por diferencias sobre asuntos como el valor del yuan (la moneda china) o la venta de armas estadounidenses a Taiwan.

Las promesas de Google de ofrecer resultados sin censurar se ven parcialmente truncadas, ya que los usuarios que intentan buscar información en chino sobre temas considerados sensibles por Pekín ven cómo las pantallas de sus ordenadores se quedan en blanco o dan un mensaje de error, a pesar de haber utilizado el buscador de Hong Kong (google.com.hk), al que son redirigidos cuando teclean google.cn o google.com. Esto parece indicar que las autoridades están aplicando su sofisticado sistema de censura, conocido como 'El GranCortafuegos', a esta página. Google ha dejado de filtrar, pero Pekín lo sigue haciendo.

"Las compañías extranjeras que operan en China deben cumplir las leyes chinas. Google ha violado la promesa escrita que hizo cuando entró en el mercado chino.Es totalmente equivocado detener el filtrado de su motor de búsqueda como lo es también poner en entredicho y acusar a China de los ciberataques [denunciadospor Google]. Nos oponemos firmemente a la politización de asuntos comerciales, y expresamos nuestro descontento y nuestro enojo por las prácticas y acusaciones inaceptables de Google", señala la oficina del Consejo de Estado.

La compañía californiana cerró su buscador chino el lunes pasado al no haber llegado a un acuerdo con el Gobierno para ofrecer resultados sin limitaciones. El anuncio se produjo tras dos meses de tensiones con Pekín, desencadenadas por las revelaciones de Google de que sus ordenadores y servicio de correo electrónico Gmail había sido objeto de ciberataques, supuestamente desde China. La empresa tecnológica dijo también en enero que no aceptaría seguir colaborando con la censura como había hecho hasta ahora.

El Ministerio de Exteriores quiso desligar la decisión de Google de clausurar su buscador del plano político, a pesar de que el presidente estadounidense, Barack Obama, reiteró el lunes su "compromiso con la libertad en Internet y (...)su oposición a la censura", según declaró la Casa Blanca. "No creo que [loocurrido] vaya a influenciar las relaciones entre China y Estados Unidos salvo que alguna gente quiera politizarlo", afirma Qin Gang, portavoz de Exteriores. Se trata "principalmente de un caso comercial individual". "El mercado chino está totalmente abierto".

Pruebas de búsqueda

Pekín ve con preocupación el efecto que la decisión pueda tener sobre el clima inversor extranjero en el país asiático, que, según algunas organizaciones empresariales y analistas, se ha deteriorado últimamente.

La herramienta de Google en Hong Kong ofrece la posibilidad de buscar en inglés y en chino. Un ensayo realizado por este periódico en ambas páginas en ambos idiomas da resultados erráticos y desiguales. Las búsquedas efectuadas en inglés con términos como 'protestas de Tiananmen' o Dalai Lama entregan una lista de resultados, aunque luego éstos, en general, no se pueden abrir. Las realizadas en chino, en cambio, dan error o una página en blanco. Las búsquedas sobre Falun Gong, movimiento espiritual ilegalizado por el Gobierno, que lo considera un "culto diabólico", bloquean el ordenador tanto en chino como en inglés.

El vicepresidente ejecutivo de Google, David Drummond, dijo el lunes que tienen la esperanza de que el Gobierno respete la decisión de redirigir a los usuarios hacia Hong Kong, lo que le ha permitido sortear las leyes de censura chinas, aunque afirmó que eran "conscientes de que [Pekín] podría bloquear el acceso" a sus servicios "en cualquier momento".

El debate es intenso en los foros chinos de Internet entre quienes defienden la libertad de expresión e información en la red y los cibernautas nacionalistas que acusan a Estados Unidos de querer exportar sus valores y de injerencia en los asuntos internos chinos.

Google dice que pretende continuar su actividad de investigación y desarrollo en el país asiático, y mantener a su personal comercial. Pero, a partir de ahora, será seguramente objeto de un intenso escrutinio por parte de las autoridades, a quienes les va a costar digerir que les haya plantado cara, haya sorteado las reglas de la censura y haya podido renunciar al jugoso mercado chino. La pregunta que se hacen muchos ahora es si Pekín seguirá permitiendo el acceso al buscador en Hong Kong o lo bloqueará directamente, lo que podría provocar el enojo de muchos ciudadanos.