Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebelión contra las eléctricas

Palafrugell deja de pagar la factura de la luz - ERC llama a imitar a Caldes de Malavella, que se da de baja en Endesa - ICV-EUia pide su nacionalización

No pagar o cambiar de compañía eléctrica. Ésa es la propuesta que hacen algunos alcaldes de Girona para escarmentar a Endesa por el apagón que ha sumido en la oscuridad y en el caos durante casi una semana a parte de la provincia. Sergi Sabrià (ERC), alcalde de Palafrugell, asegura que se cobrará los gastos causados por el apagón en las facturas de iluminación de las calles. El alcalde de Caldes de Malavella, el independiente Joan Colomer, formalizó ayer el cambio de compañía eléctrica. A partir de hoy, la iluminación pública y de los edificios municipales corre a cargo de la empresa Orus.

"Si no pagamos, ¿nos volverán a dejar sin luz?", se preguntó ayer Sabrià con cierta sorna. Palafrugell no pagará la próxima factura de iluminación de las calles. ¿Y durante cuánto tiempo? Hasta que el Consistorio considere que se ha compensado el daño económico y de imagen que ha sufrido el municipio por el apagón. Sabrià animó a otras localidades a que se sumen a la iniciativa. "Estamos hartos de la impotencia e indefensión que sentimos ante estas grandes compañías que no prestan el servicio adecuadamente", sentenció.

Montilla dice que la información de Endesa fue "muy mejorable"

El alcalde de Lloret de Mar, Xavier Crespo (CiU), pedía este fin de semana que la Generalitat tomase el control de Endesa, al menos momentáneamente. A última hora de ayer, al menos 1.800 personas continuaban sin luz en Girona.

El sábado, casi la mitad de los habitantes de Caldes de Malavella seguían sin electricidad. El alcalde llamó a la revolución: que todos cambien de compañía. "¿Podemos dejar de pagar? ¿Nos van a cortar la luz si lo hacemos?", preguntaba inquieta Charo Garrido, de 52 años y empleada de la limpieza. Esquerra Republicana escuchó a los alcaldes y animó a los ciudadanos a cambiar de compañia suministradora recordando que en Girona hay cinco operadoras. Iniciativa insistió en la idea de nacionalizar Endesa.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, no llegó a tanto, pero aseguró que la información proporcionada por Endesa, como la de su Gobierno, ha sido "manifiestamente mejorable". El presidente dijo anoche en TV-3 que en breve se mejorarán los protocolos con las eléctricas y que llamará a los responsables de Endesa a su despacho. En respuesta a las críticas de la oposición, Montilla rechazó cambiar el Gobierno o avanzar las elecciones.

La Generalitat aprobará hoy un paquete de medidas para ayudar a estos municipios. El enfado con Endesa une a los socios del tripartito, pero éstos dieron ayer otra muestra de descoordinación al no ponerse de acuerdo sobre qué consejero debe dar explicaciones en el Parlament. ERC aseguró por la mañana que los tres partidos compartirían el desgaste haciendo comparecer a Joan Saura, de ICV, titular de Interior; a Antoni Castells, del PSC, responsable de Economía, y a Josep Huguet, de ERC, responsable del área de turismo. Sin embargo, fuentes próximas a Huguet y Castells aseguraron que por ahora no piensan comparecer. Será el presidente Montilla quien lo decida en última instancia. La situación contrasta con la vivida en 2007 a raíz del gran apagón de Barcelona. A diferencia de ahora, sin elecciones a la vista, dos consejeros, Castells y Saura, pidieron voluntariamente comparecer en el Parlament a las 24 horas del comienzo del apagón.

Más información en la página 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010