Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LAS SECUELAS DEL TEMPORAL

"Cualquier ciudad costera podría haber sufrido un apagón así"

La nevada del pasado lunes 8 provocó un apagón que afectó a 220.000 personas en Girona, cuyos efectos aún colean. Álex Fábregas, adjunto al director de distribución en Endesa Distribución, empresa responsable del suministro eléctrico en Cataluña, explica que un corte eléctrico tan amplio y prolongado podría producirse en cualquier otro punto costero de España en condiciones metereológicas semejantes.

P. ¿Por qué la nevada de la semana pasada afectó tanto al suministro eléctrico?

R. Las circunstancias fueron extraordinarias, porque en esa comarca no había nevado nunca así: fue una fuerte tormenta de nieve, con una nieve muy húmeda y pesada, que se fue adhiriendo a los cables y congelando, creando alrededor lo que llamamos un "manguito de hielo", con un peso muy grande. El sobrepeso, unido a las fuertes rachas de viento, desplazó los cables y provocó la caída de algunas torres. Esto arrastra a otras en un efecto dominó.

P. ¿Qué instalaciones quedaron dañadas?

R. Empezó con la red de transporte de alta tensión de 220.000 voltios (de Red Eléctrica Española), y después afectó a la red de alta tensión de Endesa de 132.000 y 110.000 voltios. Cayeron 33 torres y quedaron afectadas 17 líneas de alta tensión de Endesa. También afectó de forma muy importante a las líneas de media tensión, con 145 averías y 500 torres dañadas, y a más de mil torres y postes de baja tensión.

P. ¿Puede producirse un apagón semejante en otro punto de España?

R. Estamos hablando de una nevada tremenda en la costa, a cota cero. Con circunstancias metereológicas de este tipo, se puede repetir en cualquier lugar de la costa, en Málaga, en Alicante...

P. Es decir, ¿las instalaciones eléctricas están preparadas de forma distinta según las condiciones que tienen que soportar?

R. Sí, hay un reglamento de líneas que marca el tipo de instalaciones según el lugar, por ejemplo, en alta montaña, las instalaciones son distintas que a cota cero.

P. Se ha alertado desde hace tiempo de que Girona, en lo que a red de alta tensión se refiere, es un fondo de saco donde si falla la única línea existente no hay alternativa.

R. Se está trabajando para que haya una duplicidad de líneas. Así, si algo falla, se puede dar servicio de forma alternativa. Desde hace tiempo se decía que se necesitaba una vía alternativa de suministro, se quería reforzar el mallado de esta zona.

P. ¿Ha habido algún problema de falta de inversiones u obsolescencia?

R. No, en absoluto. Endesa tiene un plan de inversiones y mantenimiento en Cataluña auditado por la Generalitat que se está cumpliendo. El problema es que se está construyendo una línea de 400.000 voltios (la línea de muy alta tensión, MAT) y hasta que no esté, no se pueden hacer otras instalaciones.

P. ¿La línea de muy alta tensión (que conectará España y Francia por Girona, y que no funcionará antes de 2014) hubiera evitado el apagón?

R. La nieve hubiera caído igual, y las torres se hubieran caído igual. Se hubiera reducido bastante el impacto, se podría haber recuperado el servicio con más rapidez. Pero no se hubiera evitado el apagón. Al haber más líneas, habría más vías de posible alimentación del suministro, vas desplazando el consumo de las líneas que no funcionan a las que sí.

P. ¿Qué es lo que más tarda en repararse?

R. Lo que más tarda es lo más pequeño, los suministros de baja tensión. Ahora está todo normalizado, con excepción de casas aisladas. Las líneas de alta tensión se repusieron bastante rápido, y en paralelo, se trabajaba en las de media y baja tensión, pero son bastante más extensas. Es primordial restablecer la alta tensión, porque si no, no se puede alimentar el resto de la red. Pero en estos casos, la prioridad no es reparar, sino restablecer el suministro a los clientes. Se hace con reparaciones provisionales, y las definitivas se hacen posteriormente. Al ser las reparaciones provisionales, pueden producirse fallos.