Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lactalis compra Puleva y se convierte en el segundo grupo lácteo en España

La multinacional francesa pagará 630 millones por la empresa

Puleva Food, la división láctea del grupo Ebro Puleva, pasará a manos de la multinacional francesa Lactalis por un precio de 630 millones de euros, según el acuerdo adoptado ayer por los consejos de administración de ambos grupos. Con esta operación, la firma francesa se hace con una cuota en el mercado de la leche con marca del 12%, solamente superada por Central Lechera Asturiana, que ostenta el 15%.

La venta a Lactalis supone dinamitar algunas de las ideas que el sector había barajado en los últimos tiempos, como la de formar un gran grupo lácteo de capital nacional. Ebro Puleva se dejó un 0,8% en Bolsa (cerró a 14,3 euros) tras anunciarse la operación.

En la puja para la compra de Puleva han estado empresas españolas como Central Lechera Asturiana y Pascual, y otras multinacionales como la mexicana Lala, la holandesa Campina, la italiana Parmalat o la sueca Arla. Ebro Puleva puso el listón inicial de venta en 700 millones de acuerdo con la valoración realizada por JPMorgan. Los responsables de Ebro Puleva advirtieron de que la venta se haría solamente en función del precio. Las ofertas nacionales no llegaban a los 500 millones.

Con esta operación se pone fin al proyecto de crear un grupo español

En medios ganaderos se ve la operación con recelo, ante la mayor concentración de poder en un grupo francés por las elevadas importaciones de leche que se llevan a cabo desde ese país frente a la producción nacional. Desde UPA se reclama al grupo garantías de que apuesta por los ganaderos españoles y se lamentan de que Gobierno, comunidades autónomas y las entidades financieras no hayan apoyado la construcción de un gran grupo lácteo español. Para Román Santalla, responsable de ganadería de la organización, "esto no habría sucedido en Francia".

El consejero delegado de Lactalis, Aurelio Antuña, ha señalado que los recelos están injustificados, ya que el grupo seguirá cumpliendo escrupulosamente sus compromisos con los más de 1.500 ganaderos a quienes recoge actualmente la leche.

Puleva Food se había incorporado a Ebro Puleva en 2001. Aunque en un primer momento su actividad era considerada como estratégica, la división láctea ha ido perdiendo peso en el grupo en beneficio de otras actividades como el arroz, pastas y salsas en todo el mundo.

En esta estrategia, el grupo se fue desprendiendo de fábricas en Lugo y León, la venta de Leyma o el cierre de la planta de Jerez. Aunque mantenía la presencia en los lineales con otras marcas como Ram y El Castillo, su actividad se centró en el segmento alto de calidad y precio, con la marca Puleva, con una cuota de mercado del 8,5%.

Esta política llevó al grupo a recortar la recogida de leche de 700 a solamente 500 millones de litros. Las ventas de la división láctea en 2009 fueron de 440 millones de euros, el 17% de la facturación total del grupo y un Ebitda de 63 millones, el 13,5% de la empresa matriz. El volumen de ventas ha bajado en los últimos años, pero no los resultados.

La venta de la división láctea responde igualmente a la estrategia del grupo de seguir creciendo en los sectores donde hoy ya ocupa el liderazgo como son pasta o arroz. Supone la primera medida en el desarrollo del nuevo plan estratégico.

Para Lactalis, la compra significa ratificar su apuesta por el mercado español a pocas semanas de haber comprado Forlasa por 200 millones y convertirse en líder en el sector de queso con marcas como El Ventero, Gran Capitán y Flor de Esgueva, adquirida antes a Nestlé.

Lactalis llegó a España hace 25 años y desarrolló una actividad discreta, con planta en Lugo y marcas como President y Lactel. En 2003 dio su primer gran salto con la compra del negocio en España a la francesa 3a con las plantas y las marcas Lauki y Pradot. Su cuota de mercado con nombres propios es sólo del 3,5%, aunque tiene una gran presencia en el mercado de la marca de la distribución (marca blanca). Con la compra de la división láctea de Puleva, la firma francesa tendrá una recogida en España superior a los 1.000 millones de litros, frente a los 900 millones de Central Lechera Asturiana y a los 600 de Pascual. También opera en yogures con la marca La Lechera en sociedad conjunta con Nestlé.

La facturación en España será de 1.200 millones y de 9.500 millones en todo el mundo, lo que le sitúa como la tercera empresa láctea en el mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de marzo de 2010