Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas cree que la subida del IVA volverá a contraer la economía

La Comisión prevé una recaída para España en el tercer trimestre, la única entre los grandes de la UE - El descenso del PIB en el año se moderaría al 0,6%

La ínfima mejoría, de entre una y dos décimas, que experimentará la economía española durante el primer y segundo trimestre de este año se desvanecerá de nuevo en el tercer trimestre a consecuencia de la subida del IVA. La Comisión Europea presentó ayer las previsiones económicas de las siete mayores economías europeas y para el conjunto de la UE en las que pronostica que la recuperación "sigue siendo frágil". La previsión es que mientras la UE y la zona euro crecerán este año tan sólo el 0,7%, el resto de la economía mundial aumentará un 4,25%.

El informe de la Comisión Europea, presentado por el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, sostiene que en España "el incremento del IVA previsto para mediados de 2010 es probable que adelante las decisiones de consumo". Según el informe, los dos factores que están debilitando el crecimiento económico español son "el récord en alto desempleo y el largo ajuste estructural en el sector de la construcción".

Salgado insiste en que la economía española va a crecer "desde ya"

"España", dijo Rehn, "es el único de los grandes Estados miembros para el que se prevé una contracción adicional de la economía para 2010". Las previsiones de Bruselas son que la economía española se contraerá el 0,6% este año, lo que supone una caída menor a la prevista el pasado noviembre, que fue del 0,8%.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, contestó a estas previsiones asegurando que "desde ya" la economía va a tener crecimientos trimestrales "positivos". En relación al impacto negativo para el crecimiento que tendrá la subida del IVA, la vicepresidenta reiteró que estaba "absolutamente de acuerdo" con la subida del IVA para reconducir las finanzas públicas. "Con todos los respetos, en Bruselas a veces hay que leer los documentos más que escuchar las opciones", añadió, informa Europa Press.

Preocupa el estancamiento de la economía alemana durante el primer trimestre de este año y que la locomotora europea limite su crecimiento para el conjunto del año al 1,2%, al igual que Francia. Reino Unido e Italia se limitan a crecimientos del 0,6% y 0,7% respectivamente, mientras que Polonia prevé un aumento de la actividad del 2,6%.

El dilema al que se enfrenta España, entre aumentar los impuestos para reducir el déficit y evitar al mismo tiempo estrangular la inversión y el consumo que determinan el crecimiento y el empleo, es el mismo al que se enfrenta la Unión y para el que tampoco tuvo respuestas Rehn.

El comisario insistió en la necesidad "de trabajar en los dos frentes: la recuperación económica y el saneamiento de nuestras cuentas públicas". Rehn manifestó: "Estoy preocupado por ambas cosas, inversión en crecimiento y empleo y en la sostenibilidad de las finanzas públicas".

Aunque planteó la necesidad de cumplir ambos objetivos a la vez, en sus palabras parece existir una mayor preocupación por el crecimiento del déficit y de la deuda a consecuencia de la crisis. "Sabemos", dijo, "que el estado de las finanzas públicas es claramente insostenible" y apostó por "una clara y fuerte consolidación". En su opinión "la única manera es priorizar claramente la mejora de la calidad de las finanzas públicas y así tendremos margen para la inversión".

Bruselas expresó su preocupación por la situación del sector financiero, que todavía "no ha completado el ajuste". Las condiciones de refinanciación de los bancos "todavía están lejos de ser normales". Según el informe de la Comisión, "los préstamos bancarios a las empresas no financieras continúan en declive en la zona euro, mientras que los créditos a las familias se han vuelto positivos últimamente". Y recuerda que el último informe del Banco Central Europeo advierte de "un endurecimiento, aunque ligero, de las condiciones de los créditos en la zona euro".

El distinto comportamiento de la economía de la zona euro en relación a las economías emergentes se aprecia claramente en las diferencias en la producción industrial. Así, mientras en 2007 la producción industrial de la zona euro se situaba 15 puntos por encima de las economías emergentes, en 2009 estas últimas adelantaban en 30 puntos a la UE.

La fragilidad de la recuperación quedó también patente en la evolución del indicador del sentimiento económico, que registró una caída de una décima después de 10 meses de crecimiento sin interrupción. Este sentimiento es negativo en Francia (-1,9) e Italia (-1,7) y positivo en Polonia (4,2); España (1,1) y Alemania (0,9).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 2010