Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La polémica sobre la inmigración

El PP pide reabrir el debate sobre la inmigración y la cadena perpetua

Javier Arenas acusa al Gobierno de "ocultar los problemas" a los ciudadanos

El PP se sube a la ola de los sentimientos ciudadanos e insiste en abrir el debate sobre la inmigración. Y añade la petición de discutir también sobre la implantación de la cadena perpetua. Así lo solicitó ayer Javier Arenas, vicesecretario general del PP y líder del partido en Andalucía.

El debate sobre la inmigración sigue la ola de la resistencia de algunos ayuntamientos a empadronar a extranjeros irregulares y el de la cadena perpetua se suma al impacto del crimen de la joven sevillana de 17 años Marta del Castillo, del que ayer se cumplió un año.

Con el cadáver aún sin aparecer y la frustración por la incertidumbre de su paradero, Javier Arenas aprovechó el aniversario del suceso para retomar una bandera que ya blandió días después de la muerte de la chica: abrir un debate social sobre la cadena perpetua. En los próximos meses, el Congreso debatirá la reforma del Código Penal para modificar el sistema de condenas y el PP no ha aclarado aún oficialmente si en sus enmiendas incluirá la propuesta de cadena perpetua. Ayer, Arenas, sí lo anticipó.

"Si la calle decide discutirlo, lo mejor es aceptarlo sin complejos"

Los populares andaluces llegaron a presentar y debatir en mayo pasado en el Parlamento autonómico una proposición no de ley sobre el cumplimiento íntegro de las penas, "sin excluir el relativo a la cadena perpetua", ausente del Derecho Penal español. La iniciativa, que defendió el propio Arenas, fue rechazada por la mayoría socialista e IU. La tesis de Arenas, también vicesecretario de Política Territorial del PP y hombre fuerte de Mariano Rajoy, es que cada vez se hace más necesario reconsiderar la instauración de la cadena perpetua en delitos especialmente lacerantes, como lo son, según volvió a reiterar ayer, las agresiones a menores o los relacionados con el terrorismo.

"No es posible que en muchos países de Europa esté establecida la posibilidad de la cadena perpetua y aquí ni siquiera se contemple porque no se considere políticamente correcto", señaló en un acto celebrado en Sevilla. "Si la calle quiere debate, el mejor favor que podemos hacer los políticos es aceptarlo sin complejos", añadió. Para Arenas, la reflexión sobre la cadena perpetua no debe ser un tema tabú, ya que esta posibilidad, sostiene, encaja a la perfección en el actual marco constitucional y es una actitud cínica decir que no es conveniente tocar la cuestión.

Otro de los flancos que ayer abordó y que el PP había borrado en el último año de su discurso, fue la inmigración. Apenas tres meses después de cerrarse el debate con la modificación de la Ley de Extranjería, el PP quiere reabrirlo.

Arenas arremetió contra los socialistas, a quienes acusó de intentar ocultar una realidad visible. "El peor favor que se le hace a los inmigrantes que hoy comparten nuestra vida diaria es que ocultemos los problemas". En consonancia con la línea oficial de los populares (apenas detectable entre la maraña de los discursos cruzados), defendió reforzar la inmigración legal, con un contrato de integración, similar al de Nicolas Sarkozy. El plan del contrato lo presentó el sábado en Marbella, cuyo planteamiento él mismo resumió de esta manera: "Bienvenidos todos, pero deben compartir los derechos y obligaciones de la Constitución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 2010