Un alcalde de pueblo gana el pulso a Cospedal y socava su liderazgo

El PP se pone de parte del regidor de Yebra que desobedeció a la secretaria general al pedir el almacén nuclear - Rajoy: "No tengo opinión fundada"

Se llama Pedro Sánchez Yebra, tiene 44 años, trabaja en la central nuclear de Zorita y es el primer alcalde que consigue que su pueblo, Yebra (Guadalajara), apruebe una candidatura al almacén nuclear. Desde ayer, además, es el regidor popular que, desde un municipio de sólo 600 habitantes, dobló el brazo a la secretaria general del PP y líder del partido en Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal. Ésta había amenazado con expedientarlo pero el número tres, Javier Arenas, zanjó ayer en Punto Radio: "La posición del PP es respetar la decisión del alcalde de Yebra, aunque no haya coincidido con el planteamiento general del partido en Castilla-La Mancha". Fuentes próximas a Cospedal afirmaron, sin embargo, que el expediente se tramitará en el PP regional.

Aguirre acusa: "Actúa como presidenta regional, no como secretaria general"

Más información

El alcalde considera que en realidad ha cumplido con lo que manda Génova. Los populares apoyaron en 2004 una moción en el Congreso a favor de un único almacén de residuos radiactivos. El Gobierno de Aznar intentó construir este almacén pero fracasó y al final tuvo que levantar un almacén individual en Trillo (Guadalajara). El PP ha apoyado la prórroga de Garoña y, tras muchos años de indefinición, se muestra favorable a la energía nuclear.

Por eso, la decisión de Cospedal de oponerse a que el almacén fuera en Castilla-La Mancha tenía difícil defensa. El día anterior afirmó: "Castilla-La Mancha ya ha sido muy solidaria en materia nuclear y esto no entorpece para nada y es perfectamente compatible con la postura nacional del PP, que considera que la energía nuclear debe combinarse con el resto de las fuentes energéticas". Y advirtió al alcalde: "Actuaremos en consecuencia porque sabe muy clara cuál es la postura del PP". Horas después, el PP de Guadalajara pedía a la dirección popular que lo expedientara.

El partido en la comunidad primero defendía que ésta era una decisión municipal, pero ante la oposición frontal del presidente autonómico, el socialista José María Barreda, Cospedal se sumó al rechazo. Las encuestas le dan muy buenos resultados y con su apoyo al almacén podría perder votos. El miércoles, un día antes de la consulta, puso en duda que el pleno municipal fuese a aprobar la candidatura, pero ni uno de los cinco concejales del PP se salió de la disciplina del alcalde. Sánchez, cuya lista obtuvo el 63% de los votos en 2007, tiene decidido presentarse a las próximas municipales, sea con el PP o con un partido independiente, y considera que repetiría en la alcaldía.

Fuentes del Ministerio de Industria aseguran en privado que le han explicado a Cospedal en qué consiste el almacén y que lo apoyó hasta que Barreda comenzó su campaña. "Es normal tener conflicto con otra Administración, pero no que el PP diga una cosa y su secretaria general otra".

A los críticos a Cospedal se sumó la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre. La semana pasada ya advirtió de que Cospedal no podía blindar el Tajo, del que bebe Madrid -y cada vez más-, en el Estatuto de Castilla-La Mancha. Aguirre, que es pronuclear, pidió ayer huir de decisiones "cortoplacistas o populistas". "Creo que la señora Cospedal esta decisión o estas declaraciones no las ha hecho como secretaria general del PP, sino como presidenta del PP de Castilla-La Mancha", añadió.

Mariano Rajoy intentó sacudirse la polémica como si nada de esto fuese con él. En una entrevista en Catalunya Radio, a la pregunta de si cree que el almacén debe ir a Yebra, replicó: "No tengo una opinión fundada sobre ese asunto" e inmediatamente añadió: "En algún sitio tiene que ir [...] Me gustaría que las cosas se hablaran, se tomasen decisiones y no se dieran espectáculos".

El presidente popular incidió en que el PSOE vive una polémica parecida entre el Gobierno y Barreda: "Ahí lo importante es lo que diga el ministro de Industria, que es el que tiene la competencia, y después del presidente autonómico". El Ejecutivo vive con irritación la oposición de Barreda, pero considera que, si finalmente Yebra es elegida como sede, estará encantado con los 700 millones de inversión. Barreda hurgó en la herida de Cospedal: "¿Cómo puede un subordinado desmentir a la secretaria general del partido?".

El alcalde de Yebra, de espaldas, a la derecha, en un momento del pleno del jueves.
El alcalde de Yebra, de espaldas, a la derecha, en un momento del pleno del jueves.ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de enero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50