Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Murcia árabe hace agua

Los restos arqueológicos hallados corren peligro por culpa de la falta de protección contra las intensas lluvias caídas recientemente en la ciudad

Las fuertes lluvias de las últimas semanas han dañado los restos arqueológicos árabes del siglo XIII hallados en el murciano jardín de San Esteban. El aparcamiento que había proyectado en el solar, no se construirá, pero muchos murcianos temen ahora que las piedras que recuerdan el pasado musulmán de Murcia se diluyan como el azúcar en el agua si, como apuntan las previsiones meteorológicas sigue lloviendo en los próximos días. La gigantesca movilización social y política que obligó al presidente regional Ramón Luis Valcárcel (PP) a parar el proyecto de construcción de un aparcamiento en el solar de San Esteban podría no haber valido para nada. Una plataforma ciudadana para proteger los restos clama ahora "que el Gobierno murciano declare el yacimiento bien de interés cultural y que el Ministerio de Cultura ayude a su musealización con el llamado 1% cultural".

Según los expertos, la zona dañada equivale al 20% del yacimiento

En el último mes, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) han caído sobre la ciudad de Murcia 120 litros por metro cuadrado y, según diversos expertos arqueólogos consultados "la parte superficial, la corona de los muros, se ha dañado por acumulación de agua y la acción de la lluvia". Según estas mismas fuentes la zona dañada es el 20% del yacimiento, la parte que esta más a la vista. El resto, suelos y demás elementos que quedan enterrados -y que todavía están sin excavar- se ha salvado, "de momento". Sin embargo, advierten de que si no se actúa sobre la parte afectada por el agua, no sobrevivirá al invierno.

La razón, continúan los arqueólogos, es que no se han tomado medidas serias y sólo se han instalado algunos plásticos y una bomba de agua. Ayer, los plásticos prácticamente no aguantaban sobre las piedras y quedaban a merced del fuerte viento que azotaba la ciudad.

Un mes después del auto judicial que frenaba el desmantelamiento de los restos y exigía la protección del yacimiento, la plataforma de defensa, que ya suma 19.000 miembros en Facebook, denuncia que "los restos llevan más de dos meses a merced de los elementos y ahora no hay ni rastro de los arqueólogos".

Mientras llueven también las acusaciones de lentitud administrativa, el Consistorio murciano y la Consejería de Cultura han presentado "por la vía de urgencia" un proyecto para dejar los restos protegidos bajo tierra y con tela geotextil. Una idea que algunos arqueólogos dicen que no es válida porque, según sus palabras, "tapar el yacimiento no sirve de nada si lo que se quiere es continuar excavando".

En todo caso, el Ayuntamiento deja claro que, a pesar de la vía de urgencia, "no podrá adjudicar el proyecto de cubrir los restos a ninguna empresa antes de 15 días porque hay que ser respetuosos con la normativa legal", según ha confirmado la concejal de Cultura Fátima Barnuevo. "No hay que confundir a los ciudadanos diciéndoles que nuestra voluntad es enterrar los restos porque no es así", ha declarado también la edil murciana. Según el Consistorio, el proyecto de tapar los restos "es una medida de carácter temporal mientras los expertos deciden el proyecto definitivo"

La oposición en el Ayuntamiento (PSOE e IU) denuncia que han pasado 30 días desde que se emitió la orden de paralización del aparcamiento y de protección el yacimiento y "todavía no se ha hecho nada". La concejal socialista María José Alarcón sugiere que no hacer caso al requerimiento judicial de protección de los restos "puede ser constitutivo de un delito".

Por su parte, la concejal de IU, Esther Herguedas, asegura que "la decisión de parar el parking se hizo con urgencia, pero luego, el resto de los pasos, se están dando excesivamente despacio, casi como esperando que el tiempo destruya el yacimiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 2010